La dependencia química que los psicópatas inducen en sus víctimas

 

Una vez iniciada la fase de atracción, la intimidad emocional y física crea un vínculo amoroso. Cuando recién comienza a construirse la intimidad, compartir verbalmente sentimientos e ideas sienta las bases del vínculo amoroso. Los hombres con una gran cantidad de rasgos psicopáticos no poseen el espectro normal de emociones, por lo que compensan esta carencia siendo muy locuaces. Los hombres normales, en cambio, suelen a hablar menos debido a que poseen una paleta de emociones intensas que hace que se sienten inhibidos. A menudo, los hombres no acostumbran procesar las emociones compartiéndolas como lo hacen las mujeres. Por consiguiente, ellas tienden a interpretar como algo positivo el hecho de que el psicópata comparta sus “emociones”. Es bien sabido que los psicópatas tienen un “don de la labia” del que fluye su encanto y su carisma. Frecuentemente, las mujeres creen que se han sacado la lotería con el psicópata porque están acostumbradas a tratar con hombres normales inhibidos, que no comparten demasiado sus sentimientos. Y ahí llega el psicópata suelto de lengua y capaz de seducirlas con su lenguaje romántico y florido. El compartir sentimientos, conversar y mirarse a los ojos desde el comienzo constituyen las primeras etapas en la creación del vínculo amoroso en la mujer. Cuanto más hablen, compartan sentimientos, pasen tiempo juntos y se miren intensamente a los ojos, más se apegará ella emocionalmente.

 

Los psicópatas ejercen una fuerte atracción sexual. Dado que son atractivos tanto física (por su exceso de testosterona) como emocionalmente (por su locuacidad), no tienen dificultad para hacer que la mujer acepte tener sexo con ellos ―a menudo, al cabo de unas horas de que se conozcan―. Muchas mujeres declaran haberse sorprendido por la rapidez con la que tuvieron sexo con el psicópata, una violación a su propio código de conducta en cuanto a prácticas sexuales. Tanto una “atracción casi animal” como la “sensación de que lo conocía íntimamente” parecen haber contribuido a que ella sintiera un apego tan rápido a él en los sentimientos.

 

El sexo acelera el proceso prematuro de la creación del vínculo. El tacto y la estimulación sexual sellan el vínculo amoroso. La estimulación de la vagina y del cuello del útero durante el acto sexual libera prolactina y oxitocina, hormonas que viajan hasta los centros cerebrales donde se forman los vínculos afectivos y producen un vínculo emocional y hormonal con el hombre con quien la mujer está teniendo una relación. La importancia de estas hormonas en la creación del vínculo afectivo femenino reside en que son exactamente las mismas que se producen durante el embarazo y la lactancia. ¡Son las responsables del vínculo afectivo entre una mujer y su bebé! Cuanto más sexo tenga con el psicópata, más se liberarán esas hormonas y más apegada se sentirá la mujer al psicópata. Aquí no se trata únicamente de los abrazos y caricias durante el acto sexual, sino de un proceso bioquímico que ocurre dentro del cuerpo y del cerebro de la mujer, aumentando así su sensación de apego emocional… ¡a un psicópata, por desgracia! Son las hormonas del apego materno. Del mismo modo que el amor materno es incondicional, también lo es un vínculo sexual. Con el tiempo, la mujer acabará por darse cuenta del precio que paga por estar apegada intensa e incondicionalmente a un psicópata y por mantener un vínculo amoroso con él.

Cuando comienza la etapa de la devaluación, en cambio, el comportamiento errático del psicópata (sus mentiras, sus infidelidades, sus silencios castigo) hacen que en el cuerpo de la mujer se liberen hormonas del estrés: cortisol, adrenalina, etc. Estas hormonas producen malestares físicos y angustia emocional. Es entonces cuando la mujer, a pesar de darse cuenta que esa persona no es lo que decía ser, no puede dejar de buscarlo físicamente porque necesita calmar esas hormonas dañinas con la liberación de prolactina y oxitocina a las cuales el psicópata la acostumbró. Es un círculo bioquímico difícil de romper. Es una adicción que viene a sumarse a la ya compleja situación emocional y psicológica que la victima está sobrellevando. Darse cuenta de como responde nuestro organismo a la infame dependencia que los psicópatas saben utilizar a su favor es el primer paso para la recuperación y la liberación.

Advertisements

4 thoughts on “La dependencia química que los psicópatas inducen en sus víctimas

    • Por lo visto lo que no te gusta es la ciencia ya que estas teorías están probadas por rigurosos estudios en laboratorios de Universidades de primera linea y respaldados por afamados neurólogos, psiquiatras y biólogos. De hecho, las feministas no han abordado este tema todavía pero seguramente lo incluirán en su agenda. Saludos

  1. ivet says:

    Totalmente de acuerdo con el estudio, no sabía qué me ocurría después de tomar la decisión firmemente de terminar, pasé meses ( muchos!! ) con un deseo insoportable,intuía que era algo hormonal, El cuerpo mandaba sobre mi cabeza, fué una lucha titánica de imponer la voluntad.Imagino que es igual que una adicción a una droga.

    • Dar a difundir estos estudios nos ayudará a manejar los cambios hormonales en nuestro cuerpo y a salir de la relación con mayor rapidez. Nos alegra saber que tú también has logrado salirte. Felicitaciones!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s