Disonancia cognitiva: otra consecuencia de estas relaciones tóxicas.

Un día, gracias a una búsqueda afortunada en la red, nos cruzamos por primera vez con algún artículo sobre psicopatía. De repente sientes que todo comienza a tener sentido. Es verdad, no estabas imaginando cosas. Aprendes que los psicópatas manejan a muchas amantes al mismo tiempo, que a todas las halaga con atenciones y sexo hasta que caen, que luego pierden interés y comienza la triangulación. Tu reacción es de espanto, disgusto y miedo. ¿Cómo me puede estar sucediendo esto a mí? Sin embargo, otra voz se pregunta al mismo tiempo si no estarás exagerando, si no te estarás equivocando. Esta es una reacción típica de la gente empática: dar el beneficio de la duda y es por eso que los sociópatas y narcisistas buscan víctimas de alta empatía que van a tratar de entenderlos y justificarlos hasta las últimas consecuencias. Pero….todos los artículos científicos apuntan a lo mismo: tu pareja tiene muchas de las conductas en ellos descriptas. (Algunos son más agresivos, otros son muy sutiles y calmos para devaluarte, unos te abandonan de un día para el otro con un mensaje de texto, otros prefieren enloquecerte con comportamientos extraños hasta que tú los abandones y queden libres para seguir incluyendo nuevas y frescas conquistas a tu vida).

Estas dudas de si es o no es una persona con características psicopáticas son comunes al comienzo y tiene un nombre: DISONANCIA COGNITIVA. Se define a la disonancia cognitiva como “la percepción de incompatibilidad de dos cogniciones simultáneas que puede impactar negativamente sobre actitudes y comportamientos”. Es decir, tu psiquismo está en tensión permanente por padecer dos mensajes distintos y contrapuestos. Tus decisiones pueden volverse erráticas, tratando de discernir lo que es verdad de lo que es mentira, además de perder considerable energía psíquica en el proceso.

Durante la relación, tu pareja sistemáticamente utilizó técnicas de lavado de cerebro. Una muy común es compararte con otras mujeres diciendo cosas como que tú eres distinta porque no eres celosa. A partir de ese momento tú querrás estar a la altura de ese pedestal en el que te ha puesto y cuando empieces a notar que hay otras personas, muchas, él te dirá que lo desilusionas con tus “celos” y que imaginas cosas (un eufemismo para “loca”).Generalmente te tratará fríamente por unos días y tú, para volver a la fase de idealización amorosa, tratarás de olvidar tus “injustas dudas”. En otras palabras: él te hizo creer que eras la parte disfuncional de la relación.

Eliminar todos estos mensajes negativos contra ti, llevará mucho tiempo. Hay que hacer una especie de reprogramación de tu cerebro (las terapias cognitivas son muy efectivas para estos casos) y no perder la fuerza de voluntad. Tendrás días en que te volverás a culpar diciéndote que tal vez tendrías que haberte esforzado más o dejarle pasar sus deslices en un vano intento de recuperar esa emoción imaginaria, falsa, del comienzo de la relación cuando estudió tus necesidades e inventó un personaje a tu medida.

Para pensar con claridad es necesario cumplir estrictamente con el contacto cero (ver artículo en este blog) ya que a medida que pasen los días sin que él nos cuente sus mentiras e invente nubes de humo, podremos recordar con detalle cada suceso y conectar los puntos. Cuando comiences a relacionar las cosas te darás cuenta con quiénes te engañaba, verás con claridad como instalaba sus ideas en TU cerebro y te hacía creer que a ti se te habían ocurrido, entenderás su manipulación, su juego de víctima y su transferencia de culpa hacia ti y hacia todos los que lo rodean. Esta nueva etapa será dolorosa ya que es como pelar una cebolla podrida, en donde detrás de cada capa habrá una nueva, aun más falsa y sucia.

Te habrás librado de la disonancia cognitiva, la verdad lavará toda duda pero entrarás en una de las etapas más movilizadoras de la recuperación: la de la rabia. Es normal y necesaria. (Ver artículo etapas de recuperación en este mismo blog). En ella, te reconectarás con todas las emociones y los avisos instintivos que habías desplazado y reprimido para mantener una relación con una persona que sistemáticamente te trató como un objeto al cual podía manipular y descartar a su antojo. Y eso duele.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s