El modelo de empresa actual favorece el mobbing y el abuso psicopático.

En nuestra sociedad son los principios económicos los rectores de la vida laboral y social. Y el elemento de trabajo de la economía es la empresa. La empresa moderna dispone de sus medios de producción con estrategias diseñadas necesariamente a corto plazo donde el objetivo fundamental es el rendimiento sobre el capital invertido.  Los mandos intermedios en este sistema empresarial o asumen los roles necesarios para este planteamiento, o no sirven para su labor y son rápidamente sustituidos por otros con mayor nivel de conformidad, de identificación con la empresa.  Dentro del arco de posibles candidatos a estos puestos se encuentran  las personas con una gran ambición material y escasas aspiraciones humanitarias. Ellos son los psicópatas y los narcisistas.

En una época en que el mundo del trabajo se ha vuelto cada día más despiadado, se efectúa una especie de selección natural que coloca a los perversos narcisistas en lugares estratégicos. Como son fríos, calculadores y carecen de estados de ánimo, sabrán privilegiar los elementos racionales sin permitir que los azares humanos les conmuevan. A grandes rasgos, son individuos que saben abrirse camino en las empresas y las administraciones, ya que son hábiles y seductores. Saben utilizar, para su provecho exclusivo, el vínculo de subordinación que les permite esclavizar al otro. La empresa, como todos los centros de poder, tiende a atraer a los individuos narcisistas y a permitirles un amplio margen de acción. Su peligrosidad no sólo es relativa a sus actitudes, sino también a su poder de seducción: saben arrastrar a un grupo a la perversidad.

La empatía es una característica especialmente insoportable para el acosador, cuya estructura de personalidad es ante todo «no empática» o psicopática. La empatía supone la capacidad de situarse en la perspectiva del otro ante un problema o vivencia. La psicopatía es todo lo contrario. La particular forma de entender la vida de estos sociópatas encaja perfectamente con una dirección deshumanizada, que cosifica a los trabajadores pero que va más allá, pues el psicópata organizacional busca el dominio no por un sentido mejorable de la función laboral sino por sus necesidades de control patológicas y por su afán destructor de todo lo que le pueda poner en riesgo la idea errónea que de sí mismo posee.

El fenómeno Mobbing, acoso moral y psicológico en el trabajo, raramente está caracterizado por la agresión física, sino más bien por otras formas de agresión más sofisticadas de retroalimentación de violencia encubierta, hasta la aniquilación simbólica de la víctima. La “lucha” entre acosado y acosador es  desigual, asimétrica,  el acosador suele ser poderoso  y utiliza los recursos  de legitimidad que le brinda la empresa. El mobbing busca obtener un efecto perverso: la destrucción, el sometimiento o la exclusión de un trabajador.

Pero los perversos narcisistas y los psicópatas organizacionales dañan profundamente no solo a las víctimas de su acción directa de agresiones, sino que al tiempo llevan su acción destructiva y desestabilizadora al todo el entorno laboral que constituye su enclave operativo de acción. La empresa no sale indemne de sus actos. La envidia que subyace a la agresión sobre todo atisbo de excelencia hace que estos enfermos tiendan a eliminar de su vista a toda aquella persona que ofenda su visión narcisista del universo; lo que indefectiblemente acarrea que los mejores y más brillantes trabajadores sean marcados, agredidos y finalmente eliminados, desterrados de su entorno laboral. Quien pierde este patrimonio no es otra que la empresa. Pero éstas todavía no se han dado cuenta.

No parece, dadas las tendencias actuales, muy halagüeña la visión del futuro laboral ni parece que fuese a remitir en nada las tendencias crecientes de las patologías derivadas de la acción de los psicópatas laborales integrados.  Si bien se ha avanzado mucho en el análisis y el tratamiento de las víctimas, no se ha hecho mucho por entender y controlar a quien, perfectamente adaptado a nuestro mundo laboral, desarrolla la violencia dando paso a la enfermedad y a la exclusión. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s