¿Es posible perdonar a un psicópata, a un ser que no se arrepiente de nada?

Uno de los temas más espinosos que todo sobreviviente de este tipo de relaciones enfrenta durante las últimas etapas del proceso de recuperación es el tema del perdón.  Por un lado todas las tradiciones religiosas y humanistas insisten en que es éticamente aconsejable perdonar para que podamos construir una sociedad en donde todos puedan tener una segunda oportunidad luego de haber errado. Por otro lado, existe la idea generalizada de que el perdón es la única forma de liberarnos del dolor, de dejar ir todo rastro de situaciones tristes. Ambas posturas son correctas  y entendibles cuando tratamos con personas medianamente normales, personas con sentimientos que pudieron tener momentos de debilidad o de mal proceder  pero quienes en algún momento llegarán a recapacitar, pidan perdón o no. Pero… ¿Qué sucede con los sociópatas, psicópatas y narcisistas que jamás tienen remordimientos ni sentimientos? ¿Se puede perdonar y dejar pasar  por alto el deseo perverso de estos seres de destruir psíquicamente a aquellos que los rodean? ¿Y la justicia? ¿No debería ser moralmente deseable tratar de evitar que sigan haciendo lo mismo a otras futuras víctimas?

 

La mayoría de los que tuvieron relaciones con psicópatas son personas altamente empáticas, acostumbradas a perdonar. Es un golpe tremendo para ellos darse cuenta  de que sufrieron abusos imperdonables, injustos.  Esos actos incluyen manipulación, amenazas, violación emocional, fingimiento de identidad, calumnias, perdidas de empleos, infidelidades constantes, mentiras, distorsión de la realidad, presión para someter a sus parejas a conductas sexuales que en otros momentos no hubieran consentido, devaluación, humillación, transferencia de culpa sobre la víctima, lavado de cerebro a los hijos contra el otro cónyuge, golpes a la estima personal (y a veces golpes físicos). ¿Debemos perdonar este tipo de actos? ¿Qué sería exactamente el perdón? ¿Significa  olvidar y dejar de buscar justicia? Es claro que no se puede seguir reviviendo el pasado eternamente en busca de reparación. Pero reprimir la ira que la repentina conciencia de estas vejaciones trae tampoco parece ser el camino. Hemos hablado con varios sobrevivientes  y las respuestas a estas preguntas son variadas y abiertas a cambios de opinión a medida que van transitando el proceso.

 

Aquellos que recibieron algún tipo de reconocimiento a través del sistema judicial, o aquellos que lograron que el sociópata quedara expuesto a la reprobación social parecen estar más proclives a dar una especie de perdón general sin excusar sus conductas. Lamentablemente son pocos los que consiguieron algún tipo de resarcimiento legal o social. La mayoría tiene que lidiar con las campañas de difamación que continúan mucho después de haber cortado todo vínculo con el depredador. Tomemos tres ejemplos de la vida real, tres casos de personas que nos confiaron sus historias y a los que protegeremos con nombres de fantasía.

 

Juan trabajaba en un organismo del estado. Su jefa era una persona carismática que tenía influencias políticas gracias a sus amantes en altos puestos. Por supuesto ella escondía estos detalles. Juan se dio cuenta de que había sobrefacturaciones y desvíos de fondos. Su jefa quería que siguiera firmando documentos pero él se negó. Comenzó entonces una campaña de difamación que terminó con Juan despedido. El día en que Juan se despidió de sus compañeros, su ahora ex jefa, le recomendó no hablar ya que nadie le creería. Esas últimas palabras de burla todavía lo despiertan por las noches.

 

María estuvo casada  durante 15 años con un hombre que tenía una buena posición económica. Sospechaba que su marido tenía alguna aventura ocasional pero había dejado de confrontarlo ya que él la acusaba de ser celosa y de imaginar cosas. Había dejado de trabajar a su pedido y su vida social se había vuelto escasa. Cada vez que le pedía algo que a él le parecía demasiado costoso le decía que ella era una arribista social y le dejaba de hablar por unos días. A los niños no les prestaba atención, salvo cuando quería castigarla y les llenaba la cabeza en contra de ella, quien era la que cargaba con la crianza y la disciplina. Un día una de las también maltratadas amantes de su marido la contactó. Al principio se enojó con ella y no le quiso creer. Dos días más tarde le pidió ver los mails. Comprendió que su marido la engañaba de forma constante con varias mujeres al mismo tiempo desde hacía años. A todas ellas les había dicho que él era víctima de una mujer abusadora. El juicio de divorcio fue extenso, el sociópata llevó testigos falsos y la acusó de alcohólica (María no bebía).  Tuvo que luchar para conseguir un régimen de alimentos digno para sus hijos ya que él  declaraba un sueldo mucho menor al realmente percibido y para colmo había puesto a la mayoría de los bienes en sociedades con otras personas.  María no puede llegar al contacto cero con su ex pareja y todavía tiene que soportar que, en las escasas ocasiones que visita a los niños, los use en contra de ella.

 

Finalmente queremos mencionar a Sara, una joven de treinta que había conseguido con mucho esfuerzo entrar en una empresa multinacional como jefa de sector. Fue seducida por uno de los gerentes que no escatimó halagos, escenas de amor y regalos para demostrarle que ella era especial. A pesar de que la relación era muy apasionada, se sentía cada vez peor, veía cosas extrañas. Le llegaron rumores que además de tener a varias amantes en la empresa, él y otro gerente asistían a encuentros sexuales grupales con drogas incluidas. Sara se sintió asqueada de haber creído que ese gerente era un hombre de bien, culto y deseoso de tener una pareja estable. A pesar de seguir atraída hacía él, juntó coraje y lo dejó. Evidentemente a este señor no le gustaba perder y la comenzó a acosar con amenazas. Un día, desesperada, le confió lo que pasaba a su jefa una mujer más grande, casada y con hijos. Lejos de ayudarla comenzó una campaña de calumnias en su contra. Sin entender lo que pasaba decidió renunciar antes de que perdiera lo poco que le quedaba: su reputación como profesional. A las semanas fue contactada por una mujer que también había trabajado en la empresa. Supo entonces que su jefa había tenido una relación con ese hombre. Sara fue diagnosticada con estrés post-traumático y está en el paro.

 

Desde este blog no tenemos ninguna respuesta definitiva sobre el tema del perdón. Creemos, sí, que se puede sanar y olvidar los peores momentos sin dejar de buscar justicia. Cada uno sabrá si ha llegado el momento de perdonar.  Y tú querido lector ¿Has podido perdonar? ¿Has logrado justicia? Puedes dejar tu comentario, si quieres, en forma anónima y sin registrarte aquí mismo. Seguimos buscando iluminación sobre este tema.

Advertisements

22 thoughts on “¿Es posible perdonar a un psicópata, a un ser que no se arrepiente de nada?

  1. Anonymous says:

    Leyendo su artículo y basándome en mi propia experiencia, creo que es más fácil perdonar cuando tu vida de alguna manera ha logrado encauzarse de nuevo. Pero es complicado plantearse el perdonar cuando tu mundo emocional está patas arriba, arrastras depresión, todo te va mal y no tienes apoyo completo de los demás, que además en esta sociedad que adolece de tanta competitividad aún encima culpan a las víctimas.

    • Claro que sí. El tema del perdón puede (o no, ya que no sabemos si realmente tiene alguna influencia en el proceso de recuperación) llegar a plantearse cuando nuestras vidas ya están algo más en orden y podemos ver las cosas con cierta distancia. Es una decisión absolutamente personal. Lo que le haga bien a quien sufrió el abuso será lo que está bien.

  2. Luis says:

    Que difici es perdonar algo asi. Es algo que me cuestiono muchas veces. Tras un año de salir del ese infierno, no logro conceder el perdon. La herida es muy profunda y compleja.

    • Es muy complicado ya que hay días en que algo trivial nos recuerda algo que nos hizo y volvemos a revivir el dolor. Con nuestra parte racional logramos perdonar, es decir, no albergamos deseos de retribución ni hostiles pero a nivel emocional es dificil dejarlo ir ya que muchas veces los recuerdos son involuntarios. Hay que lograr borrar esos recuerdos creando nuevas experiencias gratificantes que poco a poco los desplacen. Gracias Luis.

  3. Anonymous says:

    Creo que más importante todavía es “perdonarnos”….ya que cuando descubrimos haber estado en manos de semejantes manipuladores nos sentimos frustrados con nosotros mismos y nos preguntamos qué está mal en nosotros para elegir relaciones de este tipo….

    • Totalmente de acuerdo…socialmente se piensa que quien se “metió” en una relación de ese tipo es porque la aceptó así desde el comienzo cuando en realidad nuestra pareja o amigo nos ofreció una imagen falsa que no era fácil de ver (hay poca información sobre el tema a nivel prevención), Compasión y perdón para nosotros mismos en primer lugar, tu bien lo dices. Gracias por tu comentario

  4. yo tengo una hija hermosa y su padre es este tipo de psicopata ( medico) y lo he visto llorar, jurar, pedor perdon…y cuando se retiraba al cruzar la puerta se le notaba en la cara que ya estaba relajado, contento por lo que siempre creyo quelo habia logrado…que yo creyera en sus mentiras. jamas, jamas porque si hay algo que no me falla es mi intuicion , y lo veia en sus ojos y comportamiento. yo jamas lo perdone y nunca lo perdonaria y menos para que se acerque a mi hija y le haga daño en su cabecita, como ha echo y hace con sus otras hijas y psicopateando a las mamas de ellas.

    • ¿Verdad que sí? Lloran y mientras lo hacen los ves que te observan por el rabillo del ojo para comprobar que has picado. Lo sabemos. Piensa que tu intuición no solo te ayudará a salir de su esfera de influencia sino que podrás prevenir a tu hija para que él no la manipule. Es lamentable que sus otras ex-parejas, debido a la falta de difusión del tema, no vean que son víctimas de una de las formas más perversas de abuso. Suerte

  5. Anónimo says:

    Para mi, desde el inicio, ha sido facil el perdón. Seguimos conviviendo por cuestiones de negocio, no obstante, decidí perdonarlo desde el inicio de su manipulación y el descarte porque de esa manera se logra más facilmente el olvido y la sanación del alma. He aprendido algunas reglas básicas de convivencia que me permiten verlo diario pero sin involucrarme personalmente. Para mi la clave fue el desapego emocional. Ahora, jamás le hablo de mis intereses o preocupaciones, al responder preguntas incómodas cierro los ojos para que no vea lo que estoy pensando o sintiendo, no respondo agresiones de ningún tipo, evito estar a solas y he aprendido a controlar mi expresividad como toda una actriz galardonada. Con las demás personas de mi vida sigo siendo la de siempre, feliz, jovial, confiada. En realidad ha sido un gran proceso de aprendizaje, doloroso, pero enseñanza al fin.

    • Esperanza says:

      Me veo reflejada en tus actitudes, lo haces como yo solo que yo estoy con el porque no tengo de otra en este momento pero mi deseo mas alto es dejarlo aunque tengo un miedo por su reaccion por nuestro hijo en comun. Yo hago lo mismo, planeo mi dia para que no estemos mucho tiempo juntos solo el necesario y bueno a la hora de comer no es agradable. Es un infierno y tambien siento que solo se logra con desapego emocional. Para mi es muy dificil porque tengo hijas que no son de el y cuando les hiere a ellas tengo que reaccionar, estoy muy desgastada pero soy creyente y se que Dios me ayuda a pasar Esta etapa y que todo sera mejor. Muchas veces me digo que se que debo de estar pagando un karma o algo asi pero Tengo tanto miedo de su reaccion…

  6. Eva says:

    “mi sicopata-narcisista” al que quise mucho, se está muriendo, fuí a verle, olvidando todo lo malo y guardando el recuerdo de lo bueno..bla,bla..(compasión?)
    me la jugó otra vez!! trianguló, mintió, creó confusión, haciendo sentir mal a su exmujer y a mí.Creando una escena de telenovela. él jugando a la carta de la victima desde la cama.

    No cambian!

    Me arrepentí el ir a verlo, era confirmar ( otra vez ) que fuí simplemente una más en sus juegos y que pagué un precio muy muy alto,cuesta aceptarlo.

    también comentar, tengo una amiga íntima que hace gestal ( formación ), me decía que la culpa era mía, responsable de lo que me estaba ocurriendo, me tenía que haber dado cuenta lo que estaba ocurriendo,que tenía que saberlo, era doblemente doloroso la situación, no había consuelo.Sólo sentía culpa.

    gracias por estar ahí y ayudarnos a encontrar, en este laberinto, la salida. bss

    • Hola Eva. Muchas personas ya nos han dicho que las terapias gestalt no las han ayudado, es más, han logrado que el abuso se prolongara. Lo que cuentas de lo que ha hecho tu ex es de libro, hay muchas personas que relataron en los distintos libros que leímos que aún en el lecho de muerte no reconocen nada y lo que es peor, insisten en hacer lo mismo. Lo importante es que tú te has quedado con la conciencia tranquila y has validado lo que ya sabías pero que muchas personas se niegan a ver que es que estas personas son abusivas y dañinas para todos. Gracias por compartir

  7. Anonymous says:

    perdonar se dice facil, pero es complicado, cuando tienes mucho dolor, rabia, frustracion y miedo, pero cuando has pasado por etapas en la vida, buenas es reconfortable perdonar primeramente asi mismo, para perdonar a los demas. Aunque a veces te llegan los recuerdos que lastiman y laceran tu mente y corazon.

    Creo que esta en uno mismo volver a empezar, aunque cueste mucho, la integracion a la sociedad o confiar en las personas; salir a la calle sin miedo que te ocurra algo.

    Perdonar significa volver amarte a ti mismo y amar a los demas. Perdonar es iniciar un nuevo camino en tu vida, quiza sola o con alguien mas.

  8. David says:

    Acabo de pasar por ello. Estuve con una mujer narcisista psicopata. Intento sacarme dienro, no pudo, pues somlo veia sexo en nuestra relacion. Despues intento herirme triangulando la relacion. Aqui si lo consiguio, pero la volvi a dejar, mi instinto me saco dr alli.
    Llevo cuatro meses sin apenas verla, cuando lo hago la ignoro.
    Me he dado cuenta de que si no la perdono llevare siempre ese rencor dentro. Olvidarlo? No lo creo.
    Es injusto, estoy seguro de que va diciendo cosas de mi que por supuesto no son.
    A quien le cuentas que?. Quien no haya pasado por eso no tiene ni la menor idea de que es.

  9. Anonimo says:

    Hola
    Creo que perdonar forma parte de nuestra recuperación…yo estuve con un psicópata 5 años…me hizo créer q se casaría y tendríamos familia pero nunca le importó mis sueños..se burló de mis deseos de ser madre ..pero ya se terminó hoy tengo 40 años…y me preguntó como pude aguantar tanto…te destruye en todo sentido…recuperarse no es nada fácil …pero doy gracias a Dios que no caí en depresión…pero salí muy desgastada…se q el esta como si nada con pareja nueva feliz……todo lo que se dice de ellos es cierto! !!!!!
    Estoy dos meses en contacto cero…
    Al inicio quería vengarme , lastimarlo…por todo lo q me hizo…pero ese sentimiento esta pasando…y ahora estoy sintiendo lástima. ..por que es un enfermo q no tendra cura…y replantear mi vida desde ahora…sin volver al pasado.

  10. Hola soy Susan , mexicana viviendo en la frontera con usa.. A fines del 2016 tuve una relacion con un narcicista que durô s todo noviembre y diciembre.. El dia 3 de enero de este año tuve que literalmente escapar de la casa que compartìamos porque él en sus celos enfermos aseguraba que yo lo engañaba con mi vecino de a lado.. Mientras yo tomaba una siesta me encerrô, se fué de bares y se llevô todos los juegos de llaves.. Cuando desperté e intenté salir a fumar un cigarrillo me di cuenta que no podia salir, le mandé textos y de mala manera me dijo que estaba ocupado, que llegaba al rato.. (tipo 8pm..dieron las 5 am y nunca regresó..) Gracias a dios encontré una llave que me permitiô salir de ahi y desde entonces èl ya no ha sabido nada de mi. Guardè mis cosas con mis vecinos y regresé apenas hace unos dias por todo porque no me sentìa lista y aun muy triste por todo el abuso que sufrì en ese lugar..

    La manipulacion de la imagen ante mis conocidos es en lo que este tipo actualmente trabaja… Con mucha indignacion he tenido que escuchar a este ex vecino diciendome que el narcisista quisiera hablar conmigo , para darle un cierre amoroso a la relacion, etc… Me parece completamente inaceptble primero porque yo no quiero ningun tipo decontacto con el y segundo porque dicho vecino fué testigo del abuso que sufrï, incluso una vez tuvo que permitirme dormir en su sala porque mi ex se habìa encelado de él y no permitiô que entrara a la casa (me dejô encerrada afuera, dentro del edificio pero fuera de mi casa,, hay algo mas humillante??)…siendo honesta estoy muy en paz y estos meses de recuperacion han sido muy duros, estoy enfocada en hacer mi proyecto de cerveza artesanal (algo que al narciso no le parecia para nada) y en recuperar mi vida..

    .soy una persona muy dura y muy desconfiada y muy libre tambien y creo que no es la opcion perdonar.(no tienes nada que perdonar porque esa gente no searrepiente. Si el narciso no tuvo piedad de mi..porque la debo de tener yo??? Espero en un futuro poder encontrar un hombre que si valga la pena y poder amar a una persona que lo merezca…tal vez el tiempo me siga ayudando..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s