¿Exponerlos o no exponerlos? Esa es la cuestión…

“¿Cuál es más digna acción para el espíritu: sufrir los golpes y flechas de la fortuna injusta, o tomar las armas contra un mar de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas?” Shakespeare. Hamlet Acto III, escena IV

Si estás dentro de una relación abusiva con un psicópata integrado o con un narcisista, o si afortunadamente ya la has abandonado, pasarás por varias etapas que ya hemos descripto en este mismo blog. A grandes rasgos podríamos decir que son la devastación, la disonancia cognitiva, la toma de conciencia de lo que se vivió, la ira por el abuso, la depresión y finalmente la aceptación y recuperación. No necesariamente se dan en forma gradual, a veces conviven dentro de nosotros varias de ellas al mismo tiempo. Es muy común alternar entre la disonancia cognitiva y la ira, o entre la depresión y la aceptación por largo tiempo. Pero hay un elemento constante en casi todas las etapas y es la idea de sacarle la mascara social, de exponer su comportamiento monstruoso ante amigos, familiares, colegas y miembros de la comunidad en general no solo como forma de encontrar justicia y verdad, sino también para contener sus calumnias y alertar a sus posibles nuevas víctimas. Si te encuentras considerando como hacerlo, o si es conveniente, si te da vueltas en tu cabeza y un día piensas que sí, otro día piensas que no, tenemos una buena noticia para ti: eres normal.

Has visto su cara siniestra: su falta de sentimientos, sus burlas y abusos constantes, su promiscuidad encubierta, su falsedad para con el resto de sus colegas y conocidos. Sin embargo tienes un problema adicional: muy pocos parecen notarlo y desde que has roto con él/ella, no deja de decir que tu eras quien lo abusabas, que eras insoportable, que lo sometías. En el ámbito laboral dirá que no cumples con tu trabajo, que eres incompetente, insinuará que recibes dinero por debajo de la mesa, etc. Esto es más que suficiente para llevarte al borde de la desesperación más absoluta. No solo te sedujeron (ya sea como pareja o como colega), confiaste en ellos, diste lo mejor de ti sino que ahora pretende hacerte pasar como lo que no eres, proyecta su personalidad maquiavélica en ti. Es más que esperable que quieras defenderte y para hacerlo debas exponerlo. Pero ¿podrás hacerlo? Ellos no tienen ningún límite ético, ni remordimientos. ¿Lograrás vencer a una máquina tan eficiente?

Hay quienes dicen que es un disparate el mero hecho de intentarlo, que es otra forma de seguir atado a él/ella. Uno de ellos es el Dr. Marietán que considera que el contacto cero incluye no defenderse ante sus ataques, caso contrario la persona sigue en lo que él llama estado de “codependencia” (concepto que las investigaciones más recientes sobre el tema de abuso han echado por tierra). Es una posibilidad a tener en cuenta. Si las calumnias del psicópata no han llegado demasiado lejos, expresar lo que viviste a tu círculo más cercano podría llegar a ser más que suficiente. ¿Pero qué sucede si hay hijos de por medio y a tu ex pareja se le ocurre pedir la tenencia diciendo que tu no te ocupas o que los golpeas cuando en realidad era él/ella quien tenía esos comportamientos abusivos? ¿Debes dejar que la verdad se vuelva evidente por si sola? Eso no va a suceder. Y si en el trabajo te acusa de haber hecho mal un trabajo que en realidad hizo él/ella ¿No deberías dar batalla por tu reputación como profesional?

Hay otros autores que consideran que callar no es bueno pero que hay que evaluar si es posible exponerlos. Recomiendan hacerlo midiendo las consecuencias y poniendo un límite de tiempo para finalmente dejar el tema de lado. Marie France Hirigoyen relata en uno de sus libros el caso de una paciente que tuvo una relación amorosa con un hombre poderoso que no solo la trianguló y devaluó durante toda la relación sino que luego de descartarla por otra persona  comenzó a calumniarla profesionalmente. Ella sabía que la esposa de este señor también vivía engañada y abusada psicológicamente. Decidió entonces enviarle todos los mails. A los pocos días recibió una intimación de un abogado para que dejara de “acosar” a su cliente. Si bien no es ilegal mandar un mail contando un hecho que fue verdadero, la paciente abusada, decidió callar y no prosiguió con su exposición. Lo que hizo este “señor” es un clásico a tener en cuenta cuando nos vemos tentados a mostrar su comportamiento promiscuo: la triangulación. Esta táctica consiste, por un lado, en fingir ser una persona deseada y valorada (muchas mujeres/hombres pelean por él/ella y si tú eres inteligente pelearás por su amor); por otro, alentar el pensamiento “nosotros” contra “los otros” a los que describirá como malas personas envidiosas de un amor tan fuerte. Lamentablemente, muchas mujeres y hombres que se encuentran en estado de confusión producto del lavado de cerebro y la erosión identitaria caen en la trampa. Es importarte entonces preguntarse: ¿Lograré advertir a la otra (o el otro) que la/lo va a destruir o usará todo lo que yo le diga para triangularla/lo conmigo?

Hay un hecho que debemos entender lo antes posible para recuperar una vida feliz: nunca tendrás un cierre normal con un sociópata, psicópata o narcisista. Hagas lo que hagas, habrá daños. Si te callás, muchas personas no te volverán a dirigir la palabra porque le habrán creído y  tu expareja, validado por su club de fans, volverá a causar daños sin frenos. Si hablas, también te calumniarán y muchos te dejarán de lado pero otros tomarán nota de lo que digas y se manejaran con precaución. Algunos lectores nos han escrito diciéndonos que fueron advertidos por ex parejas, que al comienzo no les creyeron, pero cuando vieron los primeros síntomas extraños, recordaron sus palabras y, sin dudar tanto, abandonaron la relación antes de llegar a sufrir el abuso extremo de aquellos que pasan años en este tipo de uniones.

No te podemos decir que hacer. Debes evaluar los pros y los contras, sobre todo si tus hijos o tu trabajo están en el medio. Asesórate con abogados, consejeros profesionales, trabajadores sociales y psicólogos antes de actuar. Hirigoyen y otros autores advierten que hay huecos legales y sociales que no favorecen a la víctima por lo tanto es crucial crear conciencia sobre este tema para revertir la falta de leyes y de información. Curiosamente, para crear conciencia el silencio no es lo mejor. Asimismo, todos aquellos que lograron algún tipo de validación de sus relatos, indefectiblemente se sienten mejor. No siempre se consigue pero piensa esto: si ya te quitó todo (tu paz mental, tu reputación, tu inocencia y tu amor sin condiciones) si ya no te queda nada por perder, pues…tienes todo por ganar. Haz lo que creas correcto, lo que te parezca aceptable, saludable y realista. Y una vez que hayas tomado la decisión entiende que ninguna será perfecta y que nunca se sale sin rasguños de este tipo de experiencia porque el fin último de estos seres desde el mismo momento en que comenzaron a seducirte fue dañarte. Te deseamos suerte en lo que hagas. Y si logras exponerlo con éxito, si logras justicia…comparte la receta.

Advertisements

9 thoughts on “¿Exponerlos o no exponerlos? Esa es la cuestión…

  1. Luis says:

    Por favor, no dejeis de enviar estos post que de tanta ayuda esta siendo para mi recuperacion. Llevo casi 1 año fuera de una relacion de siete años con una psicopata narcisita, y pese a que me encuentro cada dia mejor, mas fuerte… Es de una ayuda muy valiosa para comprender mejor lo vivido. Es cierto que me ha dejado el alma y cerebro lleno de arañazos, pero se consigue.
    Mi mas sincero agradecimiento por toda la informacion que vais suministrando.

    • Muchísimas gracias Luis. Seguiremos publicando todo lo nuevo que podamos encontrar sobre el tema porque la verdad nos hará libres. Si hubiéramos sabido sobre el tema, si en los medios se hablara sobre ésto, habríamos prestado más atención en qué relación nos metíamos. Nuestros mejores deseos para ti

  2. Una says:

    Yo he vivido una relación así. Traté de exponer a esa persona, quitarle su máscara y eso que mostré sólo la punta del Iceberg de sus abusos y nadie me creyó. Ya estaba el escenario montado por ella. Pensé que hablando no habría nada que perder y encontró por dónde seguir haciendo daño. Creo que es imprescindible pensar que si bien hablar es importante, hay que asegurarse de estar bien lejos de las consecuencias de ese hablar. Gracias por este blog que es una herramienta valiosisma.

    • Gracias Una. Es verdad lo que tú dices. En más de la mitad de los casos no te creen. Por eso hay que evaluar cómo hacerlo y en qué ámbito. En el laboral, si tienes algún testimonio puede que te presten atención, de lo contrario es muy difícil. Si es tu pareja, creo que tú mejor que nadie sabe quién es y deberían darte algo de crédito. No siempre sucede. En nuestro caso, una de las personas de este blog, tuvo que soportar la indignación de testigos falsos en un juicio. De todas formas cuando se pelea por la tenencia de un hijo,,,,se tolera lo intolerable, La ignorancia del medio sobre este tema es lo que favorece la incredulidad. Gracias por tu hermoso comentario.

  3. dami says:

    Gracias por el articulo, vivo una relacion con un sociopata narcisista por 5 años y aunque fui advertida por su ex estaba tan envuelta en su cortina de humo que me hizo no creerle alegando q ella estaba celosa porq no era ella la que le habia dado un hijo….he tratado de desenmascararlo se me interponen barreras de personas que no me creen e inclusive él me ha descalificado en la escuela de mi hijo creando situaciones para que piensen que descuido mi hijo y tambien me ha desacreditado con mis compañeros de trabajo…solo confio en que Dios hara justicia por mi y me sacara de este vacio en que este hombre me dejo.

    • Las calumnias y las mentiras que sobrevienen luego de la ruptura son muy dolorosas y ciertamente no ayudan en un momento en el que todos necesitamos apoyo del medio. Poco a poco el medio se da cuenta de quién es en realidad y te creerán. Superarás el vacío que ahora sientes. Mucha suerte y ánimo.

  4. Taiwan says:

    Buenas:
    Tengo una pregunta y me gustaría saber su punto de vista: Si con esa persona tienes meramente amistad y poco a poco, conforme vas atando cabos, te das cuenta y ya no hay más justificación para su comportamiento, ¿es mejor alejarse sutilmente? ¿Es perjudicial si le dices directamente lo que piensas, sin tomar una actitud agresiva, para así dar a entender que ya no te puede engañar más y que estás fuera de su alcance? ¿O puede haber en un futuro represalias o venganzas? ¿A estas personas las desarma que se las descubra? ¿O simplemente esto serviría para “darle carnaza al tiburón”?
    Muchas gracias.

    • Hay dos reacciones comunes si los desenmascaras en forma privada (si lo haces en público y nervios@, no dudes que te hará pasar por loc@): o se ríe, se encoje de hombros y ni se preocupa en absoluto, o bien lo niega y luego tratará de difamarte. En ningún caso creemos que lo sorprendas. La mejor forma para dejarlos en “offside” es hacerle notar con tu conducta que lo sabes, ser inmune y desarmar cada una de sus manipulaciones con serenidad y elegancia. Se dará cuenta y no podrá calumniarte porque los demás verán que tu estás de lo más tranquila y que jamás lo enfrentaste. Te podemos asegurar, luego de haber padecido cada una lo suyo, que es lo mejor. En el próximo post justamente vamos a hablar de estrategias para dejarlos, como te decíamos antes, en “posición adelantada”. Te deseamos mucha suerte

      • Taiwan says:

        Muchas gracias por su tan rápida respuesta. Lo tendré en cuenta.
        Enhorabuena por tan ilustrativa página. Ojalá este tema vaya abriéndose más al público común y deje de ser tan tabú.
        Un saludo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s