Asesinato de reputación y de personalidad

El término “asesinato de reputación o de personalidad” (character assassination en inglés) existe en la literatura psiquiátrica y refiere a un proceso deliberado y sostenido dirigido a destruir la credibilidad y reputación de una persona, institución o grupo social. Los promotores del asesinato de reputaciones emplean una combinación de métodos abiertos y encubiertos como son la formulación de acusaciones falsas (verbales o judiciales), fomento de rumores y la manipulación de informaciones. Es muy común que suceda dentro de relaciones con narcisistas y psicópatas, en el ámbito laboral y en el mundo político. En la política global no nos queda duda que hay muchos sociópatas y psicópatas trabajando activamente en altos puestos, eso explicaría muchas cosas de la situación mundial, pero en este blog nos dedicamos a los efectos de estas patologías en las relaciones familiares, románticas, amistosas y laborales. No obstante, hoy vamos a poner un ejemplo proveniente de la política para aproximarnos al concepto.

Harvey LeRoy Atwater fue un estratega republicano, genio del montaje que, en las elecciones presidenciales de 1988, cuando el candidato republicano era George H.W Bush, acudió a toda clase de calumnias para destruir y asesinar la personalidad de Michael Dukakis, el candidato demócrata. Atwater regó el rumor de que Dukakis había sido tratado por problemas mentales (un rumor perverso ya que sufrir de depresión o bipolaridad es similar a sufrir cualquier tipo de enfermedad como diabetes o artritis y nadie debe ser discriminado por ello). No se pudieron probar los dichos injuriosos pero tuvieron un efecto devastador en la candidatura demócrata.  Atwater, el idéologo, murió a los 40 años, por paradojas de la vida (o ironía cósmica,) víctima de cáncer en el cerebro.

El asesinato de la reputación también ocurre dentro de las relaciones con psicópatas y narcisistas en nuestra vida diaria, sobre todo cuando la víctima descubre lo que hay detrás de su fachada (mientras la víctima no vea el abuso y sufra en silencio la mantendrá en el ciclo de luna de miel/abuso para que no escape sin llegar a tratar de destruirla totalmente). En primer lugar, y como ya lo hemos mencionado con anterioridad, el sociópata tratará de manipular a su pareja o colega para que dude de su percepción y no lo delate. Asimismo tratará de aislarla del resto sembrando discordia entre la víctima y su círculo íntimo. En paralelo fortalecerá los vínculos con personas estratégicas (a través de halagos y seducción) que en el caso que la víctima recurra a ellas no le creerán las denuncias sobre “una persona tan seductora”.

En caso de que la víctima ya no se deje manipular o chantajear emocionalmente, el narcisista o psicópata procederá con una campaña de calumnias inverosímiles y terroríficas (cosas injuriosas que nadie se toma la molestia de corroborar). Para cuando la víctima logre hablar del tema con amigos, colegas o especialistas su ex pareja/colega ya habrá reclutado una lista de apáticos que, llevados por sus narices, se convertirán en abusadores secundarios. Según estadísticas registradas en los Estados Unidos más de la mitad de los padres narcisistas obtienen la tenencia de sus hijos (en primera instancia) luego de falsas denuncias (acoso/ violencia verbal/descuido) contra el padre/madre que realmente se ocupa ellos. El fin último de estos entes es dejar a la víctima al borde de la locura, y por qué no, en algunos casos empujarla hasta la misma idea del suicidio (la perversidad de la venganza de un narcisista o psicópata cuando es desafiado por alguien que logró verlo tal cual es y osa exponerlo no tiene límites).

El sobrevivente de este tipo de abuso suele quedar sin recursos para escapar de la situación: el abusador utilizó su dinero, lo engañó con múltiples parejas (una víctima relató que su pareja la había engañado mientras estaba en el funeral de su padre pero al descubrirlo nadie podía creer semejante cosa, pensaron que estaba alucinando por la muerte de su progenitor), erosionó su identidad, destruyó su reputación y credibilidad, y puso a su familia, amigos y colegas en su contra gracias a una red maliciosa de engaños. El sociópata le quiere hacer creer a su presa que no tiene salida. Los autores del libro “Snakes in suits: When Psychopaths Go to Work” (Serpientes de traje: psicópatas en el trabajo) describe un modelo de cinco etapas en un ambiente de trabajo típico y exhibe como el sociópata asciende y se mantiene en el poder. En la etapa cuatro (confrontación), el psicópata o narcisista utiliza sistemáticamente el asesinato de reputación como herramienta para mantener su posición.

En un pasado cercano (cincuenta años atrás) las víctimas, creyendo que habían enloquecido debido al proceso de deshumanización y disociación al que habían sido sometidas, solían llevarse el secreto a la tumba para no pasar más humillaciones en el ámbito social. Sus abusadores, en cambio, no sufrían ninguna consecuencia por su accionar y proseguía con otras nuevas atracciones. Hoy afortunadamente se empieza a estudiar y a hablar sobre el tema por lo cual nadie debe pensar que no tiene salida. En realidad, siempre la hubo pero el abusador lograba que sus ex parejas o colegas pensaran que no tenían escapatoria de su influencia maligna.

De todas formas, el tema lo manejan algunos especialistas y organizaciones, no así el grueso de la población, por lo que los sobrevivientes suelen no encontrar validación a sus relatos entre familiares y amigos que desconocen la naturaleza de este juego perverso y que muchas veces, por ignorancia, terminan siendo funcionales al sociópata. Es entonces cuando algunas personas desesperadas recurren al alcohol, medicamentos u otras sustancias para tratar de escapar de la tensión, el sufrimiento emocional y la ansiedad.

El proceso de aniquilación de la reputación o personalidad social es encubierto y puede tomar desde escasos meses hasta veinte o treinta años dependiendo de las necesidades del sociópata o narcisista: si necesita una imagen de familia pantalla para tapar su accionar tratará de mantener a su pareja por mucho tiempo en estado de confusión sin tratar de socavar su identidad y reputación por completo; si, en cambio, necesita destruir a un competidor en el trabajo o a una pareja que lo puede llegar a exponer lo hará en cuestión de días y sin pestañar. No se detendrá hasta que le haya hecho todo el daño posible, a veces con ataques que aparecen años después de haber terminado la relación.

Cuando este proceso tiene lugar, es necesario no dejarse arrastrar por la desesperación, bajar el nivel de exposición, acompañarse de las pocas personas que comprendan y recurrir a especialistas en el tema. Nosotros sabemos que cuando te duele el corazón y tu cerebro no quiere responder, parece imposible tener ánimo para visitar un abogado o trabajador social pero necesitas prevenirte, sobre todo si tienes hijos en común o te pueden poner en riesgo tu medio de vida. Desde aquí estamos elaborando una lista de lugares a los que recurrir gratuitamente tanto para abuso doméstico como laboral. Tenemos bastante material de España, Argentina, Uruguay, México y Estados Unidos. No así de otros países de habla hispana. Si quieres colaborar, dejándonos direcciones de organismos que puedan asesorar gratuitamente, puedes hacerlo en el espacio para comentarios al pie al pie de página. Haremos la compilación del material lo antes posible. Aquí te dejamos un poster en inglés sobre el tema.

character assasination

Advertisements

11 thoughts on “Asesinato de reputación y de personalidad

    • Estimada R. Si quieres prevenir a las demás mujeres de “su” entorno sobre él, puedes hacerlo con franqueza pero desde ya te diremos que solo un tercio te creerá. De todas formas, un tercio ya es algo pero ten en cuenta que el psicópata tratará de decir que tú estas montando una ola de rumores en su contra. Ahora bien, si quieres prevenir a otras mujeres (y hombres) en general puedes ver el post sobre “20 señales de que estás con un psico” y difundirlo o recomendar leer el libro de Robert Hare “sin conciencia” o el de Marta Stout “mi vecino el psicópata” para ayudar a crear conciencia sobre este tema. La educación es lenta pero efectiva. En unos años más, si el tema se convierte en algo de rutina como conocer los signos para detectar un ataque cardíaco, las personas reconocerán con facilidad a estos entes y los evitarán en la medida de sus posibilidades. Uno de nuestros proximos posts también será sobre detección y señales tempranas. Gracias por tu inquietud

  1. Una says:

    Soy una persona que en mi trabajo me veo en la necesidad de publicar textos y dar conferencias. He vivido ese asesinato de personalidad. Ahora, cada cosa pública que hago me veo “castigada” por esa persona psicópata y su séquito de violentadores secundarios. No puedo seguir la técnica de la piedra gris, en el sentido de que ese es mi trabajo. ¿Debo dejar todo lo que sé, todo lo que he estudiado y construido para iniciar de cero, de la nada? ¿Cómo protegerme?

    • Hola. Es lamentable lo que te sucede. Sabemos lo que se siente que el 80% del staff crea las barbaridades del psicòpata. No conocemos tu caso en particular pero tienes opciones antes de renunciar. Si tienes gente de confianza dentro de la empresa, puedes plantear tu caso. Si la empresa es grande puedes pedir que te deriven a otro sector. Si la empresa suele la actitud de lavarse las manos (lamentablemente conocemos casos de multinacionales que prefirieron amparar al acosador por dar rentabilidad) puedes recurrir a algún organismo oficial que haga de mediador (en España y Argentina los hay, pronto publicaremos listas de telefonos donde recurrir en varios países de América Latina). Por último un buen abogado laboral puede ayudarte a preservar el trabajo o llegar a un acuerdo compensatorio si te vas.
      El libro que sugerimos (Snakes in suits) tiene muchas sugerencias para defenderte pero no está en español (al menos, no lo encontramos)
      No dejes de confiar en ti en todo el proceso. Todo lo que has estudiado y contruído no lo perderás. Es probable que él y su séquito te hagan pensar que esta situación es eterna y que vas a quedar manchada para siempre pero no es así. Quieren que lo creas para debilitarte. Acá tienes un blog de España en el cual describe los pasos a seguir en casos de difamación. De seguro hay organismos oficiales si no estás en España que te protejan. En Argentina es el mismo Ministerio de Trabajo en su oficina de Violencia Laboral que te asesoran y hasta pueden representarte. En Uruguay es similar. Mucha suerte.
      http://laboro-spain.blogspot.com.ar/2009/10/que-hacer-cuando-te-putean-en-el.html

  2. Anonymous says:

    En mi caso fue terrible. Mi ex y una de sus tantas amantes llegaron a contactarse con gente de mi trabajo como también de la iglesia a la que pertenezco. Afortunadamente creo que me creyeron ya que me conocen desde hace mucho tiempo pero la gente que hace poco que están conmigo no sé si puedan llegar a darles crédito. La sola idea me mortifica. Han logrado ponerme realmente mal. Consulté a abogados pero como dicen que ha sido verbal y no por escrito tengo pocas chances de demandarlos por calumnias. Es desesperante. Gracias y enhorabuena por el blog

    • Lamentamos lo que te ha sucedido y también que sea algo que se repite. Hay demasiados huecos legales por los que estas personas sin escrúpulos logran que nadie los limite. Tenemos que trabajar para encontrar leyes más contenedoras. Gracias por tu comentario

  3. B says:

    A mi me está pasando esto desde hace 20 años, y no en el ámbito laboral o de pareja, sino en mi iglesia, donde menos lo podía imaginar. El psicópata ha envenenado todo mi entorno, y todos los días me enfrento a los desprecios de los que le creen. A todas las personas que he preguntado que qué pasa me dicen que no saben nada. Sería muy largo contarlo todo. No sé a quién acudir

    • No es el primer caso que nos llega de psicópata en iglesia. Lo que les juega a favor es que la gente que es miembro de una iglesia, tiende a pensar bien de los demás, creen que todos son buenas personas en el fondo, lo cual no es así. Es probable que lo vean pero lo nieguen porque es muy doloroso pensar que hay personas que no comparten un básico de bondad con el resto de la humanidad. Puedes tratar de registrarlo en grabaciones para exponerlo o si no cambiar de templo, de comunidad. ¿O no tienes esa posibilidad? ¿Tu familia lo vería mal? Martha Beck tiene un libro que lamentablemente está en inglés que se llama “leaving the Saints” en el que cuenta algo así y fue una psicóloga de su propia iglesia la que la ayudó a desenmarañar el asunto. Pero tuvo que finalmente cambiarse de comunidad religiosa ya que algunos le creyeron y otros no. Lo importante es que preserves tu fe. Recuerda que a Dios lo puedes seguir en todas partes. No hay un solo lugar. Esperamos haberte ofrecido algún consuelo. Nuestros mejores deseos para ti.

  4. B says:

    Muchas gracias por el consejo. En realidad solo con estar ahí ya ayudais mucho. Yo sentí un enorme alivio al ver escrito todo lo que me estaba pasando. Sobre todo lo del asesinto de personalidad y reputación. El psicópata, con toda una legión de monos voladores y facilitadores ha convertido mi vida en un cuentito de terror.
    Creo que lo mejor es, como me decís, cambiar de iglesia. El problema es que tendría que irme lejos, porque las calumnias ya están en todas partes, no solo entre los miembros de la iglesia. Las ha llevado a vecinos y familiares también. Eso supondría problemas con mi marido, que n me apoya. Ahora mismo estoy estoy tan mal en todos los sentidos, que me veo con fuerzas para nada. Creo que decíais que hay en España psicólogos que conocen el tema. Cómo contactar con alguno? Gracias por vuestra ayuda.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s