El fin de psicópatas y narcisistas es vulnerar todos tus límites

Luego de la fase de bombardeo amoroso y de imitación en espejo, la acción del perverso narcisista sobre su víctima consistirá esencialmente en inhibir y controlar su pensamiento. Esta es la fase en la que alternará abuso encubierto (gaslighting, mentiras, tratamiento del silencio, críticas) con vueltas a la etapa de luna de miel. En la fase siguiente (la de descarte, sea sutil y lenta, o rápida y agresiva), le provocará sentimientos, actos y reacciones mediante mecanismos de provocación).

Si la víctima tiene suficientes defensas como para jugar al juego del sociópata impone una lucha perversa que sólo se terminará con la rendición de la víctima ya que es mentalmente extenuante. Es por eso que lo que se recomienda es cortar todo vínculo con ellos de forma inmediata y definitiva.

El perverso intenta que su víctima actúe contra él para poder acusarla de «malvada». Lo importante para él es que la víctima parezca responsable de lo que le ocurre. El agresor utiliza una debilidad de su víctima —una tendencia depresiva, histérica o enferma— para caricaturizarla y conseguir que ella misma se desacredite. Hacer caer al otro en el error permite criticarlo o rebajarlo, pero, sobre todo, se le proporciona una mala imagen de sí mismo y se refuerza su culpabilidad.

Cuando la víctima no controla suficientemente la situación, basta con cargar las tintas en la provocación y el desprecio para obtener una reacción que luego se le podrá reprochar. Por ejemplo, si su reacción es la ira, se procura que todo el mundo se dé cuenta de ese comportamiento agresivo, de tal modo que hasta a un espectador exterior se le pueda ocurrir llamar a la policía. Los perversos llegan incluso a incitar al otro al suicidio: «Pobrecita mía, no tienes nada que esperar de la vida, no entiendo cómo no has saltado todavía por la ventana». Después, al agresor no le cuesta nada presentarse como una víctima de una enferma mental.

Frente a alguien que lo paraliza todo, la víctima se siente acorralada y en la obligación de actuar. Pero, obstaculizada por el dominio al que está sometida, sólo puede hacerlo mediante un arranque violento en busca de su libertad. Un observador externo considerará como patológica cualquier acción impulsiva, sobre todo si es violenta. El que responde a la provocación aparece como el responsable de la crisis. Para el perverso, es culpable, y para los observadores externos, parece que sea el agresor. Lo que éstos no ven es que la víctima se encuentra acorralada en una posición en la que ya no puede respetar un modus vivendi que para ella es una trampa. Tropieza con un doble obstáculo y, haga lo que haga, no puede salirse con la suya. Si reacciona, aparece como la generadora del conflicto. Si no reacciona, permite que la destrucción mortífera continúe.

El perverso narcisista obtiene tanto más placer al atacar la debilidad de su víctima, o al desencadenar su violencia, cuanto que esto la conduce a autocondenarse y a no sentirse orgullosa de sí misma. A partir de una reacción puntual, se la etiqueta de alcohólica o de suicida. La víctima se siente desarmada e intenta justificarse como si fuera realmente culpable. El placer del perverso es doble: primero, cuando engaña o humilla a su víctima; y luego, cuando evoca delante de ella la humillación. La víctima, entonces, vuelve a caer en la trampa, mientras que el perverso narcisista aprovecha de nuevo la situación, preocupándose, sin confesarlo, de presentarse otra vez como víctima.

Puesto que no se ha llegado a decir nada y no se ha realizado tampoco ningún reproche, no es posible presentar ninguna justificación. Con el fin de encontrar una salida de esta situación imposible, la víctima puede caer en la tentación de comunicarse, ella también, mediante manipulaciones y guardando silencio sobre algunas cosas. La relación se vuelve entonces equívoca: ¿quién es el agresor y quién el agredido? Para el perverso, lo ideal es que se acabe identificando a su víctima como «malvada», de tal modo que esa malignidad se convierta en algo normal, que todo el mundo asume. El perverso intenta inyectar su propia maldad en su víctima. Corromper es su objetivo supremo. Y alcanza su máximo placer cuando consigue que su víctima se vuelva también destructora, o cuando logra que varios individuos se aniquilen entre sí.

Todos los perversos, ya sean psicópatas o narcisistas, intentan atraer a los demás hacia su propio registro para luego conducirlos a pervertir las reglas. Su fuerza de destrucción depende en gran medida de la propaganda que difunden para mostrar a los demás hasta qué punto su víctima es «malvada» y por qué resulta, por lo tanto, razonable llamarle la atención. A veces lo logran, y consiguen asimismo la colaboración de aliados a los que también manipulan mediante un discurso que se basa en la burla y en el desprecio de los valores morales.

Para un perverso, el mayor fracaso es el de no conseguir atraer a los demás al registro de la violencia. Por lo tanto, ésta es la única manera de atajar la propagación del proceso perverso.

Hay que llegar a la convicción de que es posible salir, que las heridas pueden quedar perfectamente restañadas. Una herida no es un destino. Y luego hay que caminar en la dirección adecuada.

Para que el maltrato acabe no basta con la interrupción de todo contacto, hace falta luego superar sus devastadores efectos como son la destrucción de la reputación y sus contactos para herirnos. Para superar la disonancia cognitiva y el dolor post abuso es preciso recuperar la confianza en sí mismo y salir en busca de personas sanas en las que podamos confiar. No es fácil, ciertamente. Pero es posible. Estas personas existen. En palabras de Boris Cyrulnik uno de los mayores expertos en recuperación de situaciones traumáticas: “Hay personas y asociaciones que desempeñan esta hermosa y tremenda tarea de curación, de salvamento físico y psicológico, de renacimiento moral. Hay personas y organizaciones que dedican su vida a tender la mano a quienes están en un profundo foso de dolor y de humillación. Llegan a ellos para hacerles vivir el poder de dar y recibir, de cuidar y ser cuidados”.

Advertisements

7 thoughts on “El fin de psicópatas y narcisistas es vulnerar todos tus límites

  1. Anonymous says:

    Sigo al blog y a la página de Facebook desde hace bastante y les doy las gracias. Nunca conté mi historia pero en hoy me animo. Hoy en mi país las mujeres marchamos para que cese la violencia en todas sus formas. #NiUnaMenos. Ya no temo. Yo fui hostigada y amenazada por un jefe de emergencia en una compañía de seguros que al principio había parecido normal pero era un psicópata hecho y derecho. Cuando le conté lo que me pasaba a mi jefa que proveía servicios de idioma allí se puso como loca e inventó mentiras sobre mí. De más está decir que renuncié aterrorizada. Cuando calmé un poco mi angustia, a los meses, comencé a hacer investigaciones. La realidad es que esta mujer era una de las tantas “amigas” que el psicópata fiestero tenía ahí adentro. Consulté abogados y organismos de violencia de género. Yo no quería hacer juicio y me recomendaron hacer entonces una denuncia interna si eso me dejaba tranquila (necesitaba exponer la violencia que sufrí y que vieran que el tipo era un monstruo que le iba a hacer lo mismo a más personas). Me reuní entonces con la gerente de recursos humanos, la auditora interna y la CEO recibió mi caso por escrito y con copia. Como eran mujeres confié, les di todas las pruebas (contundentes) que había juntado. Sonrisitas de aquí, gracias de acá pero lo que hicieron fue obligar a los otros empleados con los que me seguía viendo que dejaran de comunicarse conmigo. Mientras tanto limpiaron todo y vendieron el área de ART donde operaba esta basura a otro poderoso grupo de seguros de la Argentina y asunto cerrado ya que en ese período prescribió el tiempo que da la ley para iniciar una causa por mobbing o por amenazas (que ahora me arrepiento no haber hecho porque a esta gente evidentemente lo único que le importa es la plata y no el derecho) Todas esas mujeres no tuvieron la más mínima conciencia de género, ni moral ni nada. Ahora la CEO sale en los diarios como una role model de managment para las mujeres argentinas. Jajajaja. Sin embargo fueron cómplices. Gracias por el espacio. #NiUnaMenos

    • Los psicópatas siempre cuentan con apáticos que se convierten en facilitadores de su abuso. Lee la entrada de “flying monkeys” y la de “asesinato de personalidad” del 2014. También te recomendamos leer el libro de Hare y Babiak “Snakes in suits” (Serpientes de traje), sobre psicópatas en el trabajo y los coabusadores que estas personas reclutan para hacer campaña contra la víctima. Animo

  2. Meri says:

    Es increible el daño que hacen, a pesar de haberlo sospechado de entrada y de haber ido con mucho cuidado, Me lastimo mucho. Yo vi su mirada fuerte y vacia, vi su despliegue por conquistarme desde el primer dia. Percibi su incapacidad emocional, cuando me contaba de relaciones anteriores, Nunca lo escuche hablar de una emocion genuina de su parte. Hasta llego a decirme q el siempre se relacionaba por interes ….. No puedo creer que yo. Una persona que me considero inteligente, autonoma, libre. Haya caido en las redes de este ser infrahumano. Me gusto sentir que me protegia y cuidaba….. Al tiempo de empezar se convirtio en un infierno, queriendo manejar todo en mi vida, absolutamente todo, yo estaba en reunion y el tipo no paraba de llamar, Estaba pendiente permaentemente, mhasta que empezo a pedirme que dejara algunas cosas por el, A querer alejarme de mi entorno, con amenazas y presiones. Queria tener un hijo, queria que me mudase con el, pero toddo lo tenia que hacer yo, el era el centro del universo alrededor de el yo debia girar. El tipo era reptiliano, myo me daba cuenta de esto, la sangre fria, Nunca demostraciones de afecto sentidas. Triangulaba y se ocupaba de que yo me enterara, Yo no se si fui funcional por que lo disminui al tema, pense pobre tipo que vacio….. de todas maneras me lastimo mucho, Me vacio, me saco el alma. Puedo aconsejarles que cuando se crucen con alguien que va rapido, que quiere deslumbrarte, Que tiene todo preparado para vos (te invita a navegar y te lleva toalla y protector). Te cuida, para que no te lastimes, lava para que no te arruines las manos. Y te clava una mirada de serpiente y sentis que emocionalmente no hay conexion…. Hui, corrre lo mas rapido que puedas, por q no vas a poder con eso

  3. MARIA ISABEL CERVERA says:

    Necesito hablar con Ud. Mi padre es psicopata, mi madre complementaria. Todo lo que dice es cierto, y a pesar de que me fui a los 21 años de su lado, hoy, a mis 48, me siguen haciendo mucho daño. Y nadie, NADIE, entiende la profundidad del problema.
    Gracias

  4. Raquel says:

    Por favor. Necesito su ayuda. Conocí a una señora que era asi. Aun no me lo puedo creer como pueden existir personas asi. Es irreal. De pequeña, en las películas te enseñan que los villanos puros casi como que pertenecen a la ficcion. Hay niveles de maldad fuera casi de lo humano. No son acotables. Necesito hablar con usted.
    Era jefa de una compañia de aviones (iberia) segun dijo, recursos humanos. Pero mienten más que hablan osea que no estoy del todo segura. Si que sè que era de iberia.
    Ayuda. Se lo ruego. Es increíble. Hay que educar a la sociedad sobre estas personas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s