Carta a otros suministros

 

¿Lo has hecho? ¿Lo harías? ¿Sirve de algo advertir? ¿Has escrito el correo y luego lo borraste? Es una opción personal, lamentablemente, no tenemos la respuesta para esto.

Hola

No te voy a decir quien soy porque da lo mismo, porque ante los ojos de la persona con la que ahora crees haber encontrado EL AMOR , todos somos los mismos tontos a los que engañar, nadie vale nada. Ya sé que a esta altura pensarás que no estoy bien de la cabeza o que es otra carta envidiosa de tu gran historia de amor. No es así. Yo estuve ahí, sé quién es, qué hace, cómo juega con los que estuvo hasta rompernos. Estás en la etapa en la que todo lo que haces es fantástico, tienen mucho sexo, en todos lados, se ríe de tus bromas, te dice lo inteligente que eres, y por sobretodo te agradece que no seas como sus ex parejas, todas maníacas o bipolares. Eso es lo que te habrá hecho pensar de mí.. No me creerás entonces que está con otras personas. Lo sé, las conozco. Me las nombraba todo el tiempo, me decía que le coqueteaban, pero nada más. Pero te aseguro que fue mucho más que un coqueteo. Hice algo que no está bien pero necesitaba saber: vulneré la contraseña y entré a su ordenador. Pude comprobar que estaba en miles de sitios de citas, que tenía sexo y ciber sexo con muchas de las personas de sus perfiles, y guardaba mucha pornografía. No es lo que te vendió ¿Verdad?

Me costó mucho partir a pesar de tener semejante evidencia. ¿Sabes por qué? Porque esta relación me vació de auto-estima, me hizo dudar de todo, me hizo estar pendiente de su fingida valoración y atención. Pensarás que soy una persona débil y dependiente. No es así. He viajado mucho, tengo dos títulos universitarios, un buen ingreso, una familia bastante normal y buenos amigos. Sin embargo, luego de la etapa en la que me hizo creer que me amaba con locura y yo me sentía en el cielo, comenzó a molestarse por pequeñas cosas mías, se enojaba y me criticaba mucho, siempre en privado, en público se cuidaba de no hacerlo. No entendía por qué dejaba de hablarme por cosas tan triviales. Yo había tenido otras relaciones antes y jamás me había pasado algo así. Me esforcé por estar a “su altura”, traté de no enfadarle. Las cosas volvían a un curso normal por unos días pero luego me volvía a culpar de algo, sobretodo cuando le preguntaba sobre su obsesivo comportamiento con el teléfono, o sus escapadas nocturnas al ordenador. Me decía que era trabajo o insomnio. Y le creía. ¿Sabes por qué? Porque en ese momento no podía siquiera concebir que hubiera personas sin consciencia, ni remordimientos, yo debía ser la “persona patológica” que desconfiaba de todo. Así fui perdiendo mi valor y le permití cualquier cosa. Ante sus hijos era muy dominante, hasta te diría cruel, no les permitía nada, sin embargo, en casa gastaba dinero en ropa muy cara, bebida en abundancia, y aunque me decía que no, tenía un problema con la cocaína. Yo racionalizaba su comportamiento egoísta diciéndome que el día que asumiera que tenía una adicción se iba a recuperar y ser una persona capaz de amar. Me sentía en la obligación de comprender.

Sin embargo, por más que me esforzaba, nada cambió. Sospechaba que me engañaba sobre muchas cosas, no solo en lo sexual, aunque ese tema se estaba poniendo extremo. Quería probar cosas nuevas, sadomasoquismo, vídeos de orgías. Mi límite llegó cuando quiso que hiciéramos un intercambio swinger. Le dije que no, que yo quería una pareja monógama, que era lo que se había planteado en el principio de la relación. No me habló por un mes y durante esos treinta días llegó invariablemente a altas horas de la noche. Sorpresivamente, un día, me pidió perdón, me dijo que le gustaba mucho el sexo pero que me iba a respetar y ser fiel. Me sentí mejor, pero había algo en su mirada que no me tranquilizó, vi un abismo negro en sus ojos. Dos días más tarde me comentó que quería comenzar un negocio y que necesitaba dinero. Obviamente, yo debía prestarle. Por primera vez en dos años reaccioné, le recriminé a los gritos que me estaba usando. En minutos dio vuelta la situación y me convertí en “una persona egoísta, materialista y violenta”.  Al día siguiente conseguí que alguien me ayudara a sacar la clave de su ordenador y así fue como vi tus correos y los de muchas otras personas.

Luego de un mes de absoluto dolor y charlas interminables con amigos que me creyeron cuando vieron las fotografías que tomé de la pantalla (sé que otros no tienen esa suerte porque ni sus amigos creen que sus parejas puedan llegar a ser así de monstruosos), me fui a casa de mi hermana. Primero se enojó, me dijo cosas horribles por teléfono, pateó la puerta de la casa para que abriéramos, habló mal de mí a todos nuestros conocidos y me amenazó. Luego, como si nada, cambió de actitud, dejó de hablarme para siempre y te escogió a ti para exhibirte como su nueva pareja en los lugares que frecuentábamos como así también en las redes sociales. No, no lo cambiarás porque eres especial. Nadie logra cambiar a alguien que se cree por encima del resto de la humanidad. Solo te has convertido en el suministro que le viene bien en este momento. Necesita alguien oficial para lastimarme a mí, dar a su vida un aire de normalidad y al mismo tiempo triangular a las otras personas con las que mantiene relaciones. Sé que eres una buena persona, tus amigos dicen que quieres establecerte, formar una familia, por favor, no le creas, aléjate antes de que te sumerja en el infierno. No sabes lo que duele esto. Estoy en terapia, y me dicen que con el tiempo todo pasará, que voy a estar mejor. Pero por el momento, no puedo dejar de pensar en que todo fue una burla miserable de principio a fin, que se rió de mí, se reirá de ti y de todos. Deseo que puedas ver la verdad, deseo que puedas seguir con tu vida, pero temo que no me vas a creer. Es una pena que tú también tengas que pasar por esto.

Por favor, cuídate mucho.

Advertisements

7 thoughts on “Carta a otros suministros

  1. Yonny says:

    Si, si, es todo cierto, aunque la carta es demasiado feminista. Yo tuve a una mujer por muchos años que era tremenda psicopata, un monstruo, le aguante de todo, me hizo de todo y finalmente un dia empezo a hacer cosas más raras que las habituales y se fue…con otro tipo. Me quede destrozado pero muy destrozado.
    Lo cierto es que tanta lloradera NADA ME HA APORTADO. Tambien quise contarle al tonto que ahora anda con ella, vamos a decir que para ayudarlo. Pero al final se fue y eso es…TOOOOODO.

  2. Verónica says:

    Me emocionó leer este escrito, me recordó toda mi historia de años resumida en unas cuantas líneas.
    Se, por experiencia propia, que nadie te puede sacar la venda de los ojos, que el tiempo y el accionar del psicópata son los que, finalmente, van a llevarte a ver la realidad fría y descarnada de haber sido un tonto y desechable suministro…. En fin, después solamente queda el dolor y la desconfianza en el género humano. Supongo que eso también pasará, como todo en este mundo.

  3. Vero says:

    en lo personal no sirve de mucho cuando están en el hoyo..de cualquier forma uno si lo ve en alguien cercano que quiere no puede evitar advertir. Cuando uno pasó por esta experiencia traumatizante uno los detecta enseguida…

  4. He pasado por lo mismo. Todas y cada una de las cosas descritas. La humillación es brutal, lasinfidelidades y mentiras en todomomento, y como dan la vuelta a la tortilla y acaban mostrandose victimas.. Y es dificil deshacerse de ellxs. Si ven un mínimo signo de humanidad o buena fé, se aferran ahi para manipular. Hay q alejarse e intentar dejar todo eso atrás, aunq cueste, que lo sé q cuesta, pero o eso, o te destrozan.

    • Becky says:

      Hola a todos, ciertamente viv’i con psicopata narcisista por 14 largos a.os, simepre me trataba como un objeto, me dejaba sola, llegaba tarde, bebido, siempre excusas, empezo a faltar el dinero, me dejaba evidencias de infidelidades las cuales negaba, inventaba, manipulaba, para amenazar que yo? era una loca, psic’opata, enferma y que lo obligaba a irse a la calle, luego de diez a’os, empece a ser sumisa y no decir nada, a complacerlo en el hogar, la mejor comida, la casa limpia, hasta que 13 a.os, empece a sentir que no era normal esa conducta de mabas partes, sobre todo xq ya no me miraba, fui un total estorbo, le daba asco sexual, y se iba temprano llegaba de madrugada, y los fines de semana no estaba conmigo, era madrugada y chateaba, sabia que habia sid infiel innumerables veces, pero siempre negaba todo y decia que era un infeliz. Esa sensaci’on de soledad y maltrato me hizo leer investigar xq no podia dejarlo? tengo adicci’on al apego, x ende es como el sindr’ome de estocolmo, en septiembre 2016, lo comfront’e, le dij’e que estaba cansado de sus infidelidades y su forma de ser ignorandome, ya que ese 2016 aparte de ignorarme, abusar de mentiras dejarme sola, dejar pruebas de infidelidades para negarlas tambi’en saliamos y miraba a otras mujeres o las cortejaba, paralelo a la cantidad de mensajes que escribia inclusive a mi lado, por supuesto no tuvo m;as relaciones sexuales conmigo, diciendo, que no era sxy, o que tenia disfucion er’ectil. En septiembre al confrontarlo, me golpeo, me arroj’o contra el piso, perdi el conocimiento, me golpeo con una bota causandome 18 puntos de s”utura, me arrastro y me golpeo, luego me dejo como una basura mientras moria, decia que yo era una celopata y lo merecia.
      Manipulo las evidencias, se valio de amistades y mi caso fue viciado, salio en octubre.
      En noviembre y hasta hace un par de dias, me bombardeaba amorosamente diciendo que queria recuperar a su familia, que queria iniciar pero sin mis celos, obvio preparando el terreno, pero no le crei nada, la semana pasada me visitar’on a mi apartamento dos mujeres que tenia paralelo a mi y a ellas, no vale la pena decir todo lo escuchado desde que el hablalaba que yo era mala cama, mala madre mala persona, celopata loca, hasta los momentos de supuesto arrepentiemiento y se iba a hoteles.
      Un psic’ologo que vi a un mes de salir de la golpiza fue que me dijo que no sentia empatia, que eramos una fachadas y el a;o que me ignor;o 2016 era para desecharme, ya era un fastidio, desde la semana pasada estoy leyendo que si: no hay dudas en un narcisista psicopata muy peligroso, extremadamente manipulador.
      A’un en Venezuela no hay legislaci’on de psicopatas narcisistas.

  5. Monique says:

    Que buen escrito, ojalá alguna de sus ex me lo hubiera mandado, muy probablemente no hubiera salido corriendo ( que hubiera sido lo idóneo) pero estoy segura que hubiera sido más fácil llegar a un punto de comprensión dentro de la contradicción a la que nos exponen, gracias por compartir, prácticamente me he bebido el blog de una sentada!

  6. Yari says:

    Esta carta describe a la perfección la relación que tuve durante año y medio con un narcisista. A pesar de las mentiras, infidelidades y engaños, sentía que no lo podía dejar, no visualizaba mi vida sin él. Hace tres semanas que no sé de él, he acudido a terapia y he comprendido que he sido victima de sus abusos y manipulaciones. Hoy me siento mucho mejor, y aunque cada día es una lucha, guardo la esperanza de que todo va a estar bien.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s