20 señales de alarma de que tienes una relación con un psicópata o narcisista

  •    Cuando estás cerca de esta persona te sientes tensa o no del todo segura pero aun así quieres agradarle. Tratas de dejar de lado cierto tipo de comportamiento o dudas para no abrumarlo ya que sientes que estás compitiendo con alguien más.
  •     Usan el sexo como arma de control. Una vez que te han enganchado con todo tipo de recursos sexuales comenzarás a sentirte cada vez más insegura y necesitada porque esta persona ya estará buscando otras que le representen un desafío.
  •     Rápidamente te hace creer que eres su alma gemela, que tienen los mismos gustos, sueños y ambiciones. Te hacen creer que son perfectos para ti. No es verdad, solo te están imitando en espejo.
  •     Te comparan constantemente con sus parejas anteriores, te dicen que tu no eres como ellas: celosa, hipersensible y cuestionadora. Te hace sentir especial por lo tanto tu quieres seguir en ese pedestal en que te ha puesto y dejas de lado tus dudas (que son siempre muchas ya que engañan constantemente
  •     Mienten e inventan excusas por todos. Nunca las cosas son su responsabilidad, la culpa la tienen los demás.
  •     Están siempre en control. No tienen las ansiedades y preocupaciones de las personas normales. Son lanzados porque no tienen inhibiciones y se creen que están por encima del resto de la humanidad.
  •     Nunca antes habías hecho de detective, ahora pareces el inspector Poirot. Estás buscando respuestas para todo lo que no cierra.
  •     Está rodeado de amigas/os que parecen cruzar todas las fronteras de lo que una amistad normal involucra. Te asegura que no pasa nada con ellos.
  •     Exageran sus emociones (ya que las tienen que representar porque no las tienen). Todo es: “lo mejor que les sucedió en sus vidas”.
  •     En las fases más avanzadas de la relación te quedas sola/o ya que eres uno de los pocos que sabes que es una mala persona. El resto los sigue viendo como una persona carismática.
  •     Te acusa de emociones que ellos intencionalmente provocan. Te acusarán de celosa cuando sabes que estuvo en un hotel con otra persona. Te dirá que imaginas cosas.
  •     Tratas de explicarles cosas básicas como el valor de una relación honesta, no lastimar a los demás. Esas cosas las personas normales lo saben desde la escuela primaria.
  •      Ve tus errores y jamás los de él.
  •      Cuando le planteas algo perfectamente lógico que no pueden contestar te ignorarán por días.
  •      Tienen diferentes personalidades para distinta gente. Para sus jefes es conservador y eficiente, entre sus amigotes es un fiestero, en reuniones de padres es un padre respetable, con la gente de la universidad es un militante de izquierda.
  •     Asegura que todas sus ex relaciones eran locas o psicóticas o manipuladoras.
  •     Encuentra tus inseguridades y las usa a su favor. Al comienzo de la relación te alaba justo en ese lado que sientes deficiente (por ejemplo si no te consideras especialmente atractiva, dirá que eres súper sensual). Al final, en la etapa de descarte será donde te golpearán.
  •      Evitas todo tipo de discusión con ellos (aún las normales de todas las parejas) por miedo a que te dejen.
  •     Niegan sus mentiras y manipulaciones. Te acusan de pensar mal y de ser muy dura con ellos.
  •     La relación te cansa, te agota. Requieren de toda tu atención y sientes que no dan nada a cambio. Para colmo de males sientes que estás caminando todo el tiempo sobre un campo minado.
Advertisements

Nunca es una buena idea volver con el psicópata o narcisista

Muchas de las víctimas se ven tentadas a romper el contacto cero y volver con el sociópata. Este deseo proviene de una profunda nostalgia de la fase de idealización y bombardeo amoroso. No quieren volver con el infiel seria, el mentiroso patológico y el controlador. Añoran a esa persona que parecía adorable al comienzo, que les juraban que eran fieles, que jamás las lastimarían. Los sociópatas y narcisistas son buenos actores. Pueden decir todas esas mentiras mirando directamente a los ojos,  con una voz hipnótica y derramando alguna ocasional lágrima. En otras palabras: la víctima quiere que se vuelva a colocar la máscara. Pero esto no solo no va a suceder sino que sería un peligroso retroceso en la recuperación. Veamos los motivos:

Desde la perspectiva del psicópata:

1-      Ya no eres una nueva conquista para él. Ellos se excitan con la posibilidad de engañar y seducir a una nueva persona. No les interesa un par de viejos zapatos cómodos.

2-      Demuestras que eres débil ante sus ojos. Cuando rompiste la relación fue porque te mintió, te engañó, te manipuló y te controló. Es decir sufriste abuso emocional y psicológico. Si vuelves le estás diciendo que estás lista para recibir más abuso.

3-      Te conviertes en una pieza de repuesto confiable para cuando esté aburrido pero cuando consiga una nueva llama que lo inquiete , te volverá a descartar y esta vez será más cruel y más devastador porque te perdió el poco respeto que te podía tener.

4-      Con una persona así jamás podrías tener una relación del tipo “amigos con beneficios”. El sociópata, psicópata o narcisista quiere robarte lo mejor de ti y destruirte, es tu peor enemigo.

 

Desde la perspectiva de la víctima

1-      Ya no estás ciega como la primera vez. Tal vez creas que puedes controlar las cosas ahora que las conoces pero la realidad es que ellos nunca cambiarán independientemente de la estrategia que utilices.

2-      Tendrás que aceptar que es una relación enferma y subordinarte o pelear con uñas y dientes para que te respete, cosa que no sucederá y que no es precisamente romántica.

3-      Nunca podrás volver a la fase de la idealización porque estaba basada en tu ignorancia y en la efectividad de sus mentiras. Ahora sabes que es incapaz de amar, que nunca te amo, que nunca te dijo la verdad, que cuando fingía preocupación era para obtener algún beneficio. Todo lo que te diga de ahora en adelante te parecerá sospechoso.

4-      El sexo con ellos no es tan bueno como te lo hacen creer. En realidad no es que sean expertos amantes, simplemente te estudiaron y te crearon una especie de película rosa a tu medida. No añoras realmente el sexo sino todo lo que lo rodeaba. Hay millones de otros buenos hombres (o buenas mujeres) con los que puedes buscar una nueva definición de lo que es buen sexo para ti.

NO VUELVAS. FUE TODO UNA INVENCIÓN, UNA MENTIRA QUE TE DEJÓ DEVASTADA Y CON TU IDENTIDAD EROSIONADA. MANTENTE EN CONTACTO CERO.