Encuesta sobre abuso psicopático y narcisista

Tenemos el resultado de una primera encuesta que organizamos en nuestra página de Facebook, por cierto, muy general, sobre abuso psicopático y narcisista. Contestaron 780 personas, algunos prefirieron no contestar todas las preguntas. La primera pregunta era para conocer quién fue la persona abusiva en tu vida a la que una abrumadora mayoría respondió: pareja (77,5%), seguido por progenitor/a o familiar (13%), amigo/a (6%) y colega o jefe (3,5%). No preguntamos si se daban combinaciones del tipo pareja y jefe o colega, eso hubiera sido importante. Asimismo, estos resultados no significan que psicópatas y narcisistas abusan más de sus parejas que de otras personas, de hecho, los hijos frutos de la relación claramente sufren, de estos números solo podemos inferir que quienes leen esta página son adultos que han padecido abuso en relaciones de parejas. La segunda pregunta apuntaba a saber cómo te diste cuenta del abuso, y, lamentamos decir que los resultados no nos asombran, la mayoría se enteró por internet (58,8%), seguido por un terapeuta o médico (21,6%), persona amiga (12,5%) y, por último, muy atrás, los medios masivos con solo un 6,9%. Es claro que los medios no tienen interés en informar sobre el tema. La tercera pregunta (¿Cuánto tiempo tardaste en darte cuenta de la relación abusiva que vivías?) arrojó resultados algo más parejos, pero el grueso estuvo en la franja de uno a cinco años (36,2%), también hubo muchas personas que marcaron más de 10 años aclarando que fueron más de 30. La cuarta pregunta era sobre la recuperación, un 40,9% siente que todavía está en proceso de recuperarse, y un 22% siente que todavía no lo ha logrado. Es muy importante mencionar que, en esta pregunta, los hijos de psicópatas y narcisistas aclararon que el estrés postraumático lo llevan de por vida. La pregunta número cinco indagaba sobre el contacto o el no contacto con la persona abusiva. Una gran proporción de respuestas aseguran que tienen contacto cero, del tipo absoluto (45,1%) y absoluto con ocasionales intentos de contacto desde la otra parte (21,2%), el contacto mínimo representa un 17,5% y quienes mantienen contacto son un 15%. Estas cifras son interesantes de ver ya que tienen relación con la pregunta anterior, si todavía hay contacto, es mucho más compleja la recuperación. Finalmente, la pregunta número seis era si ahora te dabas cuenta que había más personas con esas características a tu alrededor, las respuestas fueron abrumadoramente afirmativas con un 51,6% de “sí, varias personas”, y un 33,5% de “sí, pero pocas personas”.

Esta encuesta pretende ser solo un comienzo para cuantificar lo que nos sucedió, en la medida que el abuso se vea como números contundentes, podremos lograr que este tema obtenga la atención que se merece por parte del estado, los centros de salud, las escuelas, las empresas, etc. Al pie de la página te dejamos los gráficos. ¿Y tú qué opinas de estos resultados? ¿Son lo que más o menos suponías? ¿Son distintos? Gracias por tu ayuda.

 

Advertisements

Calumnias: la estrategia abusiva del final

Lograste dejar a tu pareja psicópata, irte a vivir solo alejándote de tu madre narcisista, o pedir un traslado a otra área para no soportar a tu jefe maquiavélico. ¡¡¡¡Felicitaciones!!!! Pero este primer paso absolutamente necesario para escapar del abuso y el maltrato no es gratuito. Narcisistas y psicópatas no toleran no ser el centro de atención y destrucción, no van a dejar que busques la felicidad tan fácilmente. ¿Cómo tratarán de impedirte una nueva vida? Con calumnias y difamación.

No es nuestra intención desmoralizarte sino prepararte para lo que vendrá y que te mantengas fuerte frente a la desesperación que vivirás al escuchar mentiras aberrantes en tu contra, peor aún, ver que amigos, familiares y colegas creen esas mentiras tan bien elaboradas. La última etapa del abuso narcisista y psicopático consiste precisamente en dañarte a través de la difamación deliberada, también conocida como “asesinato de personalidad”, y la vas a superar, como superaste todo lo anterior. Una vez que esta etapa ceda, serás finalmente libre, el/la psicópata se habrá aburrido, especialmente si reaccionas con inteligencia y se irá a buscar, lamentablemente, otras víctimas a las que depredar.

La difamación nunca comienza luego del alejamiento o la ruptura, comienza mucho antes, psicópatas y narcisistas van abonando el terreno de la difamación previendo que la situación pueda resquebrajarse. Cuando vea que tú ya sospechas irá plantando la semilla de la duda entre tus conocidos, cosas como: “creo que ella me es infiel” (él es quien te es infiel con cuanta persona se le cruza en su camino), “mi hijo no cuida de mí” (ella jamás cuidó de ti ni de tus hermanos); “creo que ella reveló información crucial de nuestra empresa a la competencia” (tu jefe es el que hace espionaje industrial). Estas mentiras preventivas tienen por finalidad instalar la duda sobre tu persona, luego, cuando realmente te alejes, todos pensarán que lo hiciste porque realmente eras infiel, o no te importaba tu madre, o por tu mal desempeño en la empresa. Por supuesto que el/la psicópata seguirá machacando con sus mentiras sobre ti y llorará haciéndose pasar por tu víctima por un tiempo largo. Esta estrategia le es útil doblemente: 1) a ti te lastima de la peor manera imaginable, y 2) él/ella crea una cortina de humo para que nadie vea que en realidad sigue engañando, maltratando y cometiendo delitos. Los monos voladores están demasiado entretenidos culpándote como para ver que están siendo usados como co-abusadores por el/la psicópata o narcisista.

¿Y qué se puede hacer para evitar esto?

Como primera medida, trata de no perder la calma ya que lo que quieren es que caigas en su trampa, te desesperes, y respondas con nervisosismo o agresión, lo cual les vendría de maravillas para probar la idea que instalaron de que no eres una buena persona. Esto no quiere decir que debas callar o aguantar en silencio sus calumnias, esto no haría más que envalentonar a el/la maltratador/a y a sus peones; tienes que poner límites con inteligencia. Esto nos lleva al segundo punto, explica tu situación a las personas que realmente te interese mantener en tu círculo, con claridad y en forma concisa, no los llenes de detalles o tecnicismos para que no haya malos entendidos, solo adviérteles que esa persona no es lo que parece, que es abusiva, que tiene rasgos psicopáticos y narcisistas, aclárales que entiendes que ellos puedan no creerte ahora por lo convincente que suenan sus mentiras, pero que algún día, constataran lo que tú dices con sus propios ojos, proporcionales evidencias si las tienes, especialmente cuando se trata de tu trabajo o profesión, y luego no vuelvas a hablar del tema, si repites demasiado tu historia podrías perder credibilidad, te acusarán de obsesivo/a. En tercer lugar, ten cuidado qué información revelas, cuánta y a quién; en este momento en el que esa persona te difama y triangula a todos contra todos, es probable que haya reclutado a gente que haga de informante, y estas personas pueden ser incluso tus propios familiares que cayeron seducidos por sus halagos y mentiras. No comentes demasiado a nadie, recuerda que cuando hay psicópatas de por medio, todo puede ser utilizado en tu contra. Finalmente, si la difamación y las calumnias llegan al extremo del acoso laboral o ponen en riesgo la tenencia de tus hijos, busca patrocinio legal, no esperes a que la situación se desborde, muchas dependencias estatales ofrecen abogados en forma gratuita para casos de acoso o violencia y hay también muchas ONGs que pueden ayudarte.

Aún teniendo todos estos cuidados y procediendo con cautela, debes saber que nunca se sale ileso de la mira de un/a psicópata o narcisista, siempre hay pérdidas y daños, son un tsunami de maldad. Entonces, permítete llorar por los amigos que no te crean, por los familiares que te den la espalda, por los trabajos que debas abandonar para salvarte de la violencia psicológica y/o física. Entendemos el dolor que sientes, la soledad de tu verdad; por favor no bajes los brazos. Tendrás nuevos amigos, conocerás personas que te entenderán lo que te pasa, obtendrás nuevos trabajos, llamarás familia a quien merezca ese término. Esto también pasará. Mientras tanto, hagamos correr la voz, cuantos más seamos los que identificamos este tipo de abuso, será mucho más difícil para psicópatas y narcisistas encontrar público que quiera escuchar calumnias.

ShivaShakti 2019

El refuerzo intermitente en las relaciones con psicópatas y narcisistas

¿Te sorprendió con una escapada de fin de semana después de varios días de castigo del silencio? ¿Te contó algo triste que le sucedió tras semanas de desvalorización? ¿Te dio un regalo costoso después de una rabieta explosiva o mostró preocupación tras horas de críticas? ¿Qué tienen todas estas acciones en común? En el contexto de una relación abusiva, son demostraciones de refuerzo intermitente, una táctica de manipulación peligrosa que se utiliza para mantener a la víctima pendiente de la aprobación y el “cariño” de la persona abusiva.

En 1956 psicólogo B.F. Skinner descubrió que el comportamiento de los mamíferos se veía influido por recompensas o castigos, pero que existía una forma específica de otorgar recompensas que podía hacer que esa conducta persistiera en el tiempo: el refuerzo intermitente, un programa de recompensas que no son previsibles, sino azarosas. Descubrió que las ratas de su laboratorio presionaban una palanca con alimento de manera más constante cuando no sabían si vendría el alimento como premio. En términos más simples, cuando sabemos que nos espera una recompensa luego de llevar a cabo una determinada acción, tendemos a trabajar menos duro por ella. Sin embargo, cuando el momento de la recompensa o la certeza de que lo obtendremos es impredecible, tendemos a repetir ese comportamiento con más entusiasmo, con la esperanza de obtener un buen resultado final. Este mismo fenómeno se observa claramente en el comportamiento en los jugadores compulsivos de todo tipo de juegos (tragamonedas, videojuegos) y es el mismo principio que aplican Facebook o Twitter, cuando no siempre muestran nuestras publicaciones, y de esa manera, al no obtener los “likes” de tus amigos de forma previsible, te mantienes subiendo material, lo cual es el negocio de estas empresas. El refuerzo intermitente también lo aplican hombres y mujeres de negocios como forma de mantener en ascuas a sus empleados para que rindan más. Lo que estas empresas y empresarios saben es que nuestro cuerpo libera mucha más dopamina cuando la recompensa es impredecible que cuando es segura. La dopamina es un neurotransmisor que además de intervenir en las funciones motoras de nuestro organismo, también nos da placer, de hecho, su falta, puede traer como consecuencia depresión y ansiedad, entre otros problemas de salud.En una relación con un narcisista o psicópata integrado el refuerzo intermitente, esta liberación masiva de dopamina, se alterna con castigos como el silencio, el desprecio, las críticas, la triangulación y el gaslighting (o luz de gas). Estos castigos hacen que tu cuerpo produzca adrenalina, noradrenalina y cortisol, las sustancias involucradas en la respuesta cuando estás en peligro y bajo estrés que si bien son necesarias cuando tienes que lidiar con una amenaza real, cuando permanecen en tu cuerpo por mucho tiempo, como cuando sufres abuso prolongado, no solo te hacen sentir emocionalmente cada vez peor sino que tu cuerpo comienza a tener todo tipo de síntomas de otras afecciones, por lo tanto, tu cerebro comienza a necesitar con desesperación la dopamina que el refuerzo intermitente de esa persona abusiva te da, en un intento de sobrevivir. Esta alternancia de ciclos de luna de miel y maltrato explica el por qué trabajamos más duro para mantener esa relación: deseamos desesperadamente volver a la fase de idealización que la persona abusadora nos procuró al comienzo de la relación para aliviar el mismo malestar que nos produce en la fase de devaluación.
Asimismo, los actos esporádicos de amabilidad de la persona abusiva no solo nos suben la dopamina, sino que nos hacen desconfiar de nuestros propios instintos acerca de la verdadera cara siniestra que muestran durante los momentos de maltrato. Al dar afecto, lástima o aliento de vez en cuando, ese comportamiento positivo esporádico se amplifica ante los ojos de sus víctimas que vuelven a confiar, y a tener esperanzas de que la persona abusiva pueda cambiar. Sin embargo, para todos los especialistas en el tema, está claro que éstas son estratagemas para seguir abusando, no son signos de redención. Estos períodos intermitentes de bondad están integrados en el ciclo de abuso como una forma manipular a las víctimas (hijos, cónyuges, empleados) para que permanezcan como suministro de sus caprichos. Recuerda que las personas abusivas pueden dañarte deliberadamente para luego venir a tu rescate y quedar como héroes o heroínas ante el mundo.

Por último, el refuerzo intermitente se usa para fortalecer lo que se conoce como vínculo traumático, un vínculo creado por la experiencia emocional intensa de la víctima que lucha por sobrevivir buscando erróneamente la validación del abusador. Los vínculos por trauma mantienen a las víctimas atadas a sus abusadores incluso durante actos de violencia psicológica o física, porque la víctima está disminuida, aislada y programada para confiar en el abusador a través del refuerzo intermitente, del lavado de cerebro y la luz de gas. Las víctimas fueron condicionadas a buscar en esas personas abusivas la medicina para el veneno que les inocularon sin que lo detectaran.

Para romper el vínculo traumático, es esencial que la víctima de abuso busque apoyo y obtenga un espacio seguro lejos de la persona abusiva, ya sea con contacto cero o con contacto mínimo en los casos en que existan hijos en común o un trabajo que momentáneamente no se pueda abandonar. La forma más poderosa de curarse de la incertidumbre creada a partir del refuerzo intermitente es comprender de una vez por todas que estamos tratando con una persona narcisista o psicópata, y que todavía hay mucho desconocimiento sobre el tema. Los sobrevivientes necesitan trabajar con un profesional que sepa sobre vínculos traumáticos con personalidades abusivas, que los ayude fehacientemente a reconocer el abuso, que les dé permiso para sentir la ira y la indignación que callaron por años, que les ayude a canalizar estas emociones tan fuertes, y que les recuerden que deben permanecer lejos de quienes gozaron con su abuso.

Autores: ShivaShakti

La psicopatía y el narcisismo tienen una fuerte base neurológica

La psicopatía y el narcisismo tienen una base neurológica. En mayor o menor medida las personalidades tipo B sufren una pérdida de actividad en el sistema límbico, y una disminución de la actividad en la corteza orbital y la corteza prefrontal ventromedial adyacente, la parte del cerebro que se encuentra justo sobre ojos y nariz. También tienen una actividad anormal en la amígdala al final del lóbulo temporal, y actividad menor en una pequeña franja del giro cingulado que conecta la corteza orbital y la amígdala (ver imágenes de la resonancia magnética funcional del encabezado de esta nota). Los científicos discuten si esto es algo de origen genético, o si este funcionamiento deficitario del cerebro es producto de una crianza, o bien abusiva, o bien demasiado permisiva (ambos casos han sido propuesto por psicólogos y psiquiatras que investigan el tema) durante los cuatros primeros años de vida, etapa en la cual el cerebro es absolutamente plástico. Seguir insistiendo en que la psicopatía y el narcisismo son meras “formas de ser” es un error, lo correcto sería decir que este funcionamiento cerebral deficitario se “traduce en una forma de ser” que generalmente hace daño a quienes conviven con psicópatas y narcisistas. Sin embargo, esto que afirman muchos científicos no significa que estén enfermos y que no puedan evitar hacer lo que hacen ya que las áreas ejecutivas del cerebro, y las áreas que juzgan si el propio accionar es ético o no, dañino o no, están en perfecto estado, por lo que hay un alto grado de elección personal en todo lo que hacen, es decir, SON RESPONSABLES Y CONSCIENTES DE SUS ACTOS. Hay investigadores como el Dr. Kent Kiehl, y el Dr. George Simon que creen que, si bien el cerebro adulto no es tan plástico como el de los niños, si se lo ejercitara, estos pacientes con desórdenes de personalidad tipo B podrían desarrollar nuevas conexiones neuronales que ayudarían a controlar la impulsividad y a desarrollar algo de empatía. Este tipo de cambios en la estructura neuronal es más común de lo que parece, por ejemplo, cuando una persona sufre un ACV, e inmediatamente se la hace practicar con diversas terapias, logra recuperar muchas funciones aun cuando el área que regula esa función en el cerebro esté irreversiblemente dañada, es decir, otras áreas del cerebro asumen el control de esa función. Pero para que esto suceda, hay que trabajar y trabajar con voluntad y empeño. En el caso de psicópatas y narcisistas no les interesa ningún cambio, ni ningún trabajo duro, debido a la distorsión que tienen en su auto percepción, no creen que exista nada malo en ellos, simplemente desconocen cómo se ve y se siente el mundo con un cerebro no deficitario, si por un momento tuvieran esa percepción se darían cuenta de todas las funciones de las que carecen. Y es en este aparente callejón sin salida donde nos queremos detener: hasta el momento, psicópatas y narcisistas no se han hecho tratar porque históricamente volaron bajo radar, no se los detectaba. Ahora, las cosas están cambiando, en un par de años más, la mayor parte de la población los va a reconocer, y no los va a querer cerca, nadie quiere tener a su lado a una persona con hábitos predatorios, las empresas no los van a contratar, sus familiares los van a dejar, los vecinos los van a evitar, los votantes no los van a votar, etc. ¿Y qué pasará si esto ocurre? Pues que habrá una sola elección posible: o tratamiento u ostracismo social. Entonces, solo entonces, comenzaremos a ver cambios. Por el momento, la única forma de relacionarnos con ellos es el contacto cero o el contacto mínimo.

Copyright Shiva Shakti

Un testimonio valioso

Hola amigas y amigos


Hemos decidido volver a compartir algo de material en el blog además de lo que hacemos en nuestra página de Facebook 

https://www.facebook.com/comunidadsobreviviendoapsicopatasynarcisistas/


Hoy reproducimos con permiso de una página amiga “Mereces Saber” el siguiente testimonio que nos pareció muy valioso: 

blog silvia

“Me enamoré locamente de uno. Me costó mucho dejarlo, pero PUDE.

Si te cruzás con uno de “ellos” en el comienzo recibirás de su parte un verdadero bombardeo amoroso. Tienen una sorprendente habilidad para captar cuáles son tus necesidades y convertirse exactamente en eso que tanto deseás. Creerás que encontraste a la persona perfecta y te hará creer también que sos la mujer de su vida. Todo seráintenso y desmesurado.

Deberás estar muy atenta, irá dando señales de quien realmente es, aunque te costará advertirlas.De a poco comenzará el maltrato sutil, pero la alternancia con el bombardeo amoroso te sumirá en una espiral de confusión. Dudarás de tus percepciones, no podrás creer que esa persona no es quien pensabas que era.Tu corazón se dará cuenta, te advertirá que algo no está funcionando bien. Escuchalo, no lo subestimes.Si él es uno de “ellos”, te mentirá, te manipulará, te engañará, no le importará herirte ni sentirá remordimientos por hacerlo, será desconsiderado, egoísta sin límites, te celará, se creerá superior, te descalificará, se quejará y te culpabilizará. Serás testigo de su absoluta falta de empatía. Vivirás tensa e insegura, te esforzarás por complacerlo pero nada será suficiente.“ELLOS” son psicópatas integrados, cuerpos sin alma, seres incomprensibles y oscuros. No están enfermos, esa es su forma de ser, jamás cambiarán.

Leé, informate, tomá conciencia, alejate de él y recuperá la paz en tu vida.El maltrato psicológico también deja cicatrices, también es violencia.”


Este es el testimonio en primera persona de una integrante de Mereces Saber. 

“Sanar del abuso encubierto”, un libro de Shannon Thomas

Finalmente, el libro de Shannon Thomas, la psicoterapeuta norteamericana especializada en relaciones con psicópatas y narcisistas, “Healing from hidden abuse” vio la luz. Es un libro ideal para aquellos que todavía descreen de que existan personas como las que habitualmente describimos aquí. Es perfecto para regalar a amigos o familiares que no terminan de entender lo que les explicas sobre lo que viviste. La autora, ya desde el título, nos habla de gente tóxica. Solo hacia la tercera parte de la obra, cuando describe los comportamientos abusivos y malintencionados de estos maestros del engaño, comienza a utilizar los términos psicópatas, sociópatas y narcisistas. Ella aclara que hay distintos nombres más técnicos detrás de ellos pero que básicamente hablan de lo mismo y a efectos de ayudar a las víctimas prefiere englobar las patologías de esa forma más didáctica pero igual de precisa. Va desgranando muy lentamente la forma en que operan para que nadie deje el libro a las primeras páginas “asustado” por palabra a las que asocian a lunáticos. Ella se encarga de demostrar que no son locos de película sino lobos disfrazados de corderos a los que hay que desenmascarar y alejar de nuestras vidas.

Abarca casos de relaciones románticas, laborales, familiares y religiosas. Ella proviene de una comunidad cristiana y ha tratado con éxito a muchas personas que fueron el blanco de pastores o altos miembros de alguna iglesia o templo. Es interesante ver, cuando llega al punto en donde explica lo que es un mono volador/co-abusador/facilitador (flying monkeys), como Thomas afirma que el mismísimo Dios puede ser usado como mono volador contra una víctima o chivo expiatorio dentro de la dinámica perversa de un psicópata. “Dios quiere que te sometas a lo que te digo, Dios va a hacer que toda la comunidad te dé la espalda si sigues cuestionando mis directivas que están inspiradas en la palabra de Dios”. Además de lo que significa monos voladores, Thomas también explica con excelentes ejemplos muchos de los términos que usamos los sobrevivientes, tales como gaslighting, campañas de difamación, bombardeo amoroso, triangulación, etc.

Es interesante como maneja el tema del “Contacto Cero” y el “Contacto Mínimo”. Si bien ella apoya de forma contundente el “Contacto Cero”, considera que por ciertas situaciones personales una persona pueda preferir “contacto mínimo” en vez de “contacto cero”, sobre todo cuando son nuestros progenitores o hijos los sociópatas. Brinda entonces una serie de estrategias para manejarse con ellos de una forma desafectada y cauta, pero advierte que, si esto no funciona, y a pesar del famoso “honrarás a tu padre y a tu madre”, habrá que optar por el contacto cero para que no destruyan nuestras vidas.

Con respecto al origen de la psicopatía y el narcisismo ella se inclina por traumas tempranos que los lleva a preferir este tipo de comportamiento más que a una explicación biológica o genética. Sin embargo, y al igual que sus otros colegas que afirman que el origen es fisiológico, insiste en que ellos son absolutamente conscientes de lo que hacen y que son intratables porque NO quieren cambiar “su condición de seres superiores al resto”.  Es decir, según Thomas, tienen libre albedrio y su elección es dañar a los demás.

Thomas describe 6 etapas de recuperación: la desesperación absoluta, la educación en el tema, el despertar a la realidad, los nuevos límites, la restauración de nuestra identidad y el mantenimiento. Consideramos que la división en etapas es algo menos completa que las cinco descriptas en el libro PsychopathFree, sin embargo, la de Thomas es muy útil porque al final del libro utiliza a estas seis etapas para armar un diario de reflexión personal con preguntas guiadas para que el lector pueda llevar a la práctica los conceptos del libro y controlar la evolución de su sanación.

Hay una sola cosa que la autora omitió y es el tema del sexo como arma de control, como adicción inducida. Esto nos parece que deja al libro sin una información crucial para el sobreviviente porque, como sabemos, la dependencia bioquímica y el lavado de cerebro que sufren las parejas de personas tóxicas se consolida a través del sexo. Sin esta conciencia, a cualquier sobreviviente se le hará mucho más difícil mantener el contacto cero. No encontrarás nada sobre cómo desprogramar tu cabeza producto de los cambios hormonales y de neurotransmisores en este libro, si lo necesitas tendrás que recurrir a autores como Piñuel o Stout.

Resumiendo, creemos que es un libro maravilloso como introducción general ya que cubre todos los ámbitos en los que una persona puede ser abordada y abusada por un psicópata o narcisista. Brinda descripciones claras para reconocer lo que es abuso y lo que no; ayuda a poner límites y a no volver a pasar por lo mismo. Asimismo, deja instrucciones claras para los familiares de aquellos en proceso de recuperación para que se instruyan y realmente colaboren con el mismo. Por el momento, está disponible en inglés. Les dejamos algunas citas

a“Dentro de cada comunidad, las personas tóxicas se encuentran escondidos en las familias, parejas, empresas y lugares de culto. La naturaleza críptica de abuso psicológico consiste en juegos mentales repetitivos jugados por un individuo o un grupo de personas en contra de otra. El abuso psicológico rara vez deja moretones. No siempre hay huesos rotos o agujeros en las paredes. Las contusiones, el quebrantamiento y las heridas están matando a la víctima por dentro”

“La persona que nos hizo creer que era el puerto seguro de nuestra vida, nos está tratando de ahogar en silencio … con frecuencia, el homicidio emocional sucede, mientras que otras personas de nuestro entorno comentan que gran chico o chica es quien nos abusa y qué suerte tenemos de estar con él/ella … lo que se ve detrás de puertas cerradas es radicalmente diferente a la figura pública que él o ella vende al mundo.”

“Los abusadores psicológicos dañan a otros, no por alteraciones en el juicio, sino porque disfrutan el control que obtienen de las personas que abusan”

“Los abusadores psicológicos juegan juegos con sus blancos, y saben exactamente lo que están haciendo.”

Carta a otros suministros

 

¿Lo has hecho? ¿Lo harías? ¿Sirve de algo advertir? ¿Has escrito el correo y luego lo borraste? Es una opción personal, lamentablemente, no tenemos la respuesta para esto.

Hola

No te voy a decir quien soy porque da lo mismo, porque ante los ojos de la persona con la que ahora crees haber encontrado EL AMOR , todos somos los mismos tontos a los que engañar, nadie vale nada. Ya sé que a esta altura pensarás que no estoy bien de la cabeza o que es otra carta envidiosa de tu gran historia de amor. No es así. Yo estuve ahí, sé quién es, qué hace, cómo juega con los que estuvo hasta rompernos. Estás en la etapa en la que todo lo que haces es fantástico, tienen mucho sexo, en todos lados, se ríe de tus bromas, te dice lo inteligente que eres, y por sobretodo te agradece que no seas como sus ex parejas, todas maníacas o bipolares. Eso es lo que te habrá hecho pensar de mí.. No me creerás entonces que está con otras personas. Lo sé, las conozco. Me las nombraba todo el tiempo, me decía que le coqueteaban, pero nada más. Pero te aseguro que fue mucho más que un coqueteo. Hice algo que no está bien pero necesitaba saber: vulneré la contraseña y entré a su ordenador. Pude comprobar que estaba en miles de sitios de citas, que tenía sexo y ciber sexo con muchas de las personas de sus perfiles, y guardaba mucha pornografía. No es lo que te vendió ¿Verdad?

Me costó mucho partir a pesar de tener semejante evidencia. ¿Sabes por qué? Porque esta relación me vació de auto-estima, me hizo dudar de todo, me hizo estar pendiente de su fingida valoración y atención. Pensarás que soy una persona débil y dependiente. No es así. He viajado mucho, tengo dos títulos universitarios, un buen ingreso, una familia bastante normal y buenos amigos. Sin embargo, luego de la etapa en la que me hizo creer que me amaba con locura y yo me sentía en el cielo, comenzó a molestarse por pequeñas cosas mías, se enojaba y me criticaba mucho, siempre en privado, en público se cuidaba de no hacerlo. No entendía por qué dejaba de hablarme por cosas tan triviales. Yo había tenido otras relaciones antes y jamás me había pasado algo así. Me esforcé por estar a “su altura”, traté de no enfadarle. Las cosas volvían a un curso normal por unos días pero luego me volvía a culpar de algo, sobretodo cuando le preguntaba sobre su obsesivo comportamiento con el teléfono, o sus escapadas nocturnas al ordenador. Me decía que era trabajo o insomnio. Y le creía. ¿Sabes por qué? Porque en ese momento no podía siquiera concebir que hubiera personas sin consciencia, ni remordimientos, yo debía ser la “persona patológica” que desconfiaba de todo. Así fui perdiendo mi valor y le permití cualquier cosa. Ante sus hijos era muy dominante, hasta te diría cruel, no les permitía nada, sin embargo, en casa gastaba dinero en ropa muy cara, bebida en abundancia, y aunque me decía que no, tenía un problema con la cocaína. Yo racionalizaba su comportamiento egoísta diciéndome que el día que asumiera que tenía una adicción se iba a recuperar y ser una persona capaz de amar. Me sentía en la obligación de comprender.

Sin embargo, por más que me esforzaba, nada cambió. Sospechaba que me engañaba sobre muchas cosas, no solo en lo sexual, aunque ese tema se estaba poniendo extremo. Quería probar cosas nuevas, sadomasoquismo, vídeos de orgías. Mi límite llegó cuando quiso que hiciéramos un intercambio swinger. Le dije que no, que yo quería una pareja monógama, que era lo que se había planteado en el principio de la relación. No me habló por un mes y durante esos treinta días llegó invariablemente a altas horas de la noche. Sorpresivamente, un día, me pidió perdón, me dijo que le gustaba mucho el sexo pero que me iba a respetar y ser fiel. Me sentí mejor, pero había algo en su mirada que no me tranquilizó, vi un abismo negro en sus ojos. Dos días más tarde me comentó que quería comenzar un negocio y que necesitaba dinero. Obviamente, yo debía prestarle. Por primera vez en dos años reaccioné, le recriminé a los gritos que me estaba usando. En minutos dio vuelta la situación y me convertí en “una persona egoísta, materialista y violenta”.  Al día siguiente conseguí que alguien me ayudara a sacar la clave de su ordenador y así fue como vi tus correos y los de muchas otras personas.

Luego de un mes de absoluto dolor y charlas interminables con amigos que me creyeron cuando vieron las fotografías que tomé de la pantalla (sé que otros no tienen esa suerte porque ni sus amigos creen que sus parejas puedan llegar a ser así de monstruosos), me fui a casa de mi hermana. Primero se enojó, me dijo cosas horribles por teléfono, pateó la puerta de la casa para que abriéramos, habló mal de mí a todos nuestros conocidos y me amenazó. Luego, como si nada, cambió de actitud, dejó de hablarme para siempre y te escogió a ti para exhibirte como su nueva pareja en los lugares que frecuentábamos como así también en las redes sociales. No, no lo cambiarás porque eres especial. Nadie logra cambiar a alguien que se cree por encima del resto de la humanidad. Solo te has convertido en el suministro que le viene bien en este momento. Necesita alguien oficial para lastimarme a mí, dar a su vida un aire de normalidad y al mismo tiempo triangular a las otras personas con las que mantiene relaciones. Sé que eres una buena persona, tus amigos dicen que quieres establecerte, formar una familia, por favor, no le creas, aléjate antes de que te sumerja en el infierno. No sabes lo que duele esto. Estoy en terapia, y me dicen que con el tiempo todo pasará, que voy a estar mejor. Pero por el momento, no puedo dejar de pensar en que todo fue una burla miserable de principio a fin, que se rió de mí, se reirá de ti y de todos. Deseo que puedas ver la verdad, deseo que puedas seguir con tu vida, pero temo que no me vas a creer. Es una pena que tú también tengas que pasar por esto.

Por favor, cuídate mucho.